Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

lunes, 14 de mayo de 2012

Cocinar fácil o menos fácil

Para mi que me gusta mucho la cocina y practico a diario, todo lo que hago me resulta fácil, se puede tardar más o menos, ser más laborioso y complicado pero en el fondo es fácil porque para los cocinillas no hay obstáculos, imagino que para grandes profesionales que se dediquen a ello deberá haber algunas cosas más elaboradas y difíciles que incluso a ellos les resulte algo más complicado de realizar. Pues bien, esto viene a que desde que empecé mi blog de cocina, en todas las recetas ponía dificultad fácil y unos amigos de mi hija decían que de fácil nada, para ellos era sumamente complicado hacer algunas cosas, y es que no pensaba en las personas que no han hecho nunca nada de comida y todo es complicado para ellos, y el verdadero objeto de esto era que aprendiesen algunos guisos, decidí modificar algunas de mis recetas y poner dificultad media para compensar, pero esto es por ellos.
La cocina es fácil o difícil según para quien, todo es sumamente relativo, lo que a unos le resulta chupado para otros es lío, como pasa con todas las cosas en esta vida, no todos miramos con la misma proyección las cosas, afortunadamente, por eso hay que lanzarse a hacer lo que se quiera sin tener en cuenta la dificultad, simplemente hacerlo que seguro estará bueno y la próxima vez aún mejor. Obviemos un poco el tema de la dificultad y que cada cual opine si es fácil, muy fácil o menos fácil, todo es relativo.

4 comentarios:

JJSANES dijo...

Ser alto o bajo, un artículo es caro o barato... son aspectos relativos. Pero Loli, ¿relativos en función de qué? ¿Si hablas con una mujer que mide 1'90, dirías que eres baja, sólo porque ella es muy alta? O si llevas un vestido de €1.500, ¿dirías que es un baratillo que te compraste en un saldo, sólo porque estás hablando con una millonaria?
Según prestigiosos psiquiatras como Rojas Marcos, esa actitud es uno de los cánceres de nuestra sociedad. Para que el individuo no tenga que molestarse en conocer diferentes aspectos de una situación, lo que le produce angustia o tensión, se cambia la valoración y se dice que "todo es relativo". Y eso crea una sociedad de mediocres, de gente sin capacidad de esfuerzo y sin más metas que "ser felices teniendo más". Mira qué magistral definición del psiquiatra granadino Enrique Rojas, al definir el hombre light: «Es una persona superficial que tiene cuatro ingredientes: hedonismo (placer y más placer), consumismo (tanto tienes tanto vales), permisividad (haz lo que quieras) y relativismo (nada tiene importancia)»".
Por tanto, tus recetas son fáciles. Y si intenta hacerlas alguien que es un mendrugo, pues tus recetas no dejan de ser fáciles, sino que ese es un mendrugo. Tú sigue escribiendo para la mayoría mediana, olvídate de escribir ni para Ferrán Adriá ni para mendrugos.
Un chiste ácido para terminar: en una escena de "Toma el dinero y corre", Virgil Starkwell, en su luna de miel, está compartiendo el desayuno con su esposa. Ella aparece con una sartén en una mano, y una cafetera en la otra. Al volcar la sartén en el plato, aparece un filete de carne ¡sin sacar de la bandeja de pvc (que, lógicamente, se había chamuscado)! y al mismo tiempo, vierte el café en una taza donde se ve perfectamente una etiqueta con un hilo en la parte superior, que significa que era una bolsita de té, se esperaba agua caliente. Él mira a su esposa con cara de resignación, enarca las cejas y le dice "tampoco sabes cocinar..." Pues eso...

Loli Estévez dijo...

No olvidemos que el objetivo inicial de este blog era que mis hijos tuviesen un recetario de lo que comen a diario y para que les sirva para aprender en un futuro, no era necesario un psicoanálisis al respecto, no es para tanto y mendrugos hay en todas las profesiones por muy renombrados y prestigiosos que sean, hoy en día lo único que aún no se ha podido diagnosticar al 100% es una reacción de la mente humana en un momento dado por mucho que se quiera saber el comportamiento en una situación y los medicamentos no sanan la mente de momento.

JJSANES dijo...

Loli, el psicoanálisis será muy interesamte, apasionante incluso, pero no veo qué relación guarda con que una receta sea fácil o no. Pero menos aún la medicación, aunque si tú aseguras que no sana la mente, supongo que tienes sólidos argumentos para ello. A menos que los que dicen que las cosas fáciles no lo son, sean los que están medicándose. Entonces te puedo decir, por mi experiencia -no sólo profesional- que rebajar el nivel no es didáctico, ni educativo, sino que, como vemos cada día en nuestro entorno, tiene consecuencias nefastas. Conclusión: decir que algo fácil es difícil para complacer a alguien no lleva a ninguna parte. De lo contrario, podríamos leer títulos de libros como "Matemáticas elementales (según para quien)", "Inglés básico (o no, depende)". Y no sólo tus hijos leen y practican tus recetas, seguramente habrá muchas más personas. Y yo no he leído ningún comentario llevándote la contraria, así que es de suponer que tu criterio de calificación es correcto para la mayoría. Para mí, sí lo es.

JJSANES dijo...

Más que un comentario, esto es una sugerencia. Sugiero añadir algo que puede ayudar mucho, especialmente a los principiantes, como es saber (1) qué utensilios van a necesitar, y (2) la duración aproximada de la receta completa. Así uno sabe a qué atenerse antes de empezar. Por ejemplo, comentarios como: una hora aprox., unos 20 minutos... No se trata de precisión, sino de dar una orientación, sobre todo a quien está empezando.