Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

lunes, 10 de octubre de 2016

Tomate con láminas de jengibre

Dificultad: fácil

Ingredientes para dos personas
  • 1 tomate rosa de barbastro, grande y entreveteado
  • un trozo de jengibre fresco
  • sal rosa, pimienta negra molida y orégano
  • un toque de vinagre de Jerez, opcional 
  • hilo de aove

Elaboración
Lavar el tomate y disponerlo en un plato en ruedas no muy gruesas. Echar el jengibre en lascas muy finas y pequeñas. Incorporar sal, pimienta, orégano, vinagre y y aceite al gusto.
Es un tomate con un gusto especial, nos recuerda a los tomates de toda ala vida, con una piel muy fina, está rico simplemente con un poco de sal o ni eso.
En este caso va conjuntado con el sabor picante del jengibre para dar un toque más abrupto. Las propiedades que tiene el jengibre nos obliga a introducirlo poco a poco en nuestros platos, es muy remineralizante y tiene muchas propiedades. Para quien no esté acostumbrado debe introducirlo en dosis muy pequeñas porque es un sabor algo picante.
Os aconsejo comprar un poco, pelarlo y en trozos, poner en aceite de oliva v.e. cubriendo. Dura algo más y ese aceite se puede usar para las ensaladas.

No hay comentarios: