Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

domingo, 2 de noviembre de 2014

Croquetas de espinacas















Dificultad: fácil

Ingredientes para unas 12-15 uds, dependiendo de tamaño
  • 1 vaso y medio grande de leche
  • 4 cucharadas de harina de trigo
  • 1/2 cucharada de harina de maíz (maizena)
  • 500 gr de brotes de espinacas, hojas tiernas
  • 1 puerro
  • 1 diente de ajo
  • sal, pimienta negra molida, nuez moscada y orégano (las especies han de ser toques cortos, usar con moderación para potenciar al ingrediente principal)
  • 3 cucharadas de aove
  • 2 cucharadas de queso a las finas hierbas
  • 3 ruedas de queso de cabra  desmenuzado
  • abundante aceite para freír, aove (yo siempre utilizo aceite de oliva virgen extra)
  • 2-3 huevos batidos
  • pan rallado, unos 300 gr (se va incorporando a medida que nos haga falta)

Elaboración
Preparamos una olla ancha y baja donde ponemos el aceite, 3 cucharadas, añadimos el ajo y puerro picado todo muy menudo. Dejaremos pochar unos 8 minutos para que esté transparente y muy blando. Echamos la harina dando vueltas para que se tueste y se unifique con el aceite, se espolvorea con un poco de sal, pimienta y nuez moscada.
Agregamos poco a poco la leche al tiempo que vamos moviendo para que esta bechamel se vaya espesando pero sin formar grumos. Incorporamos las espinacas y un toque de orégano, mezclamos para que la espinaca quede repartida por toda la masa. Agregamos los quesos y mezclamos de forma envolvente para que a la vez que se van fundiendo se integren totalmente en el preparado. Cuando la masa comienza a despegarse con facilidad de las paredes del recipiente, y está espesando, se retira a una fuente donde la mantendremos reposando hasta que esté completamente fría.
Preparamos un plato hondo con los huevos batidos y otro plato con el pan rallado. Se forman las croquetas cogiendo masa y dando la forma, se pasan por huevo, pan rallado y a la sartén que tendremos con el aceite a temperatura caliente, sin humear para freír todas las croquetas.
Las espinacas las podemos poner con unas gotas de agua para languidecer antes de utilizarlas, o las picamos menudas y se incorporan directamente.

No hay comentarios: