Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

martes, 19 de febrero de 2013

Almendras garrapiñadas















Dificultad: fácil

Ingredientes para unos 300 gr de almendras
  • la medida será una taza de desayuno normal
  • 1 taza de almendras crudas sin pelar
  • 1 taza de azúcar blanca y una cucharada más
  • 1 taza de agua quitando un poco, menos de un dedo

Elaboración
Preparamos una sartén echando primero las almendras, segundo el azúcar y en tercer lugar el agua, ponemos a fuego vivo y con cuidado de no quemarnos porque puede saltar, (hay quien se pone un guante de algodón para mover), vamos mezclando sin parar de mover, hasta que vemos como el agua se va perdiendo y el azúcar comienza a adherirse a las paredes de las almendras, se pondrán en un principio blanquecinas y después pasan al color dorado-caramelo, en este momento retiramos y echamos en un trozo de papel de horno, separando rápidamente unas de otras para que no queden pegadas y apelmazadas, se dejan enfriar y se pueden comer, riquísimas.
Las próximas las haré añadiendo un poco de vainilla en polvo o azúcar avainillado para dar un toque especial, ya veremos como quedan.
Esto es más bien un caprichito porque la almendra sí nos aporta vitaminas, minerales y fibra pero tomarlas con azúcar no es imprescindible.

No hay comentarios: