Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

viernes, 18 de marzo de 2011

Pisto con tomate natural

Dificultad media

Ingredientes para 5 personas
  • 1 calabacín
  • 1 berenjena
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 zanahoria
  • 1 puerro
  • 6 cucharadas de aceite
  • 5 tomates maduros
  • 1 cucharada de azúcar
  • 2 pimientos verdes
  • 1 pimiento rojo
  • pizca de sal
  • pimienta, orégano, romero, perejil

Elaboración

Podemos hacer todo junto o separando tomates y resto de verduras, según nos convenga. En esta ocasión los haremos por partes.
En una olla o cazuela ponemos 4 cucharadas de aceite y añadimos la cebolla partida en cuadrados y el puerro en ruedas, previamente quitados las partes externas y limpios, dejamos que se pochen unos 4-5 minutos. Echamos los ajos picados lo más finamente posible y damos unas vueltas para que se integren al pochado. Añadimos las zanahorias en ruedas finas y los pimientos quitados rabos, simientes y partidos en tiras o en cuadrados, como nos resulte más fácil.
Dejaremos que tomen un poco de color para proceder a agregar el resto de las verduras partidas en dados de similar tamaño. Sazonamos y dejamos que todo esto se vaya haciendo a fuego lento durante unos 20 minutos.
En otra olla honda, ponemos el resto de aceite que eran 2 cucharadas y colocamos los tomates previamente pelados y troceados, (se pueden quitar las pepitas), se agrega el azúcar, sal, y resto de aderezos, (orégano, pimienta, romero y perejil, todo esto es opcional, no es imprescindible, siempre al gusto del cocinero) y dejamos hacer durante 15 minutos.
Finalmente se unen ambos preparados, verduras y tomates, mezclamos todo y dejamos 5 minutos más para que todos los sabores se mezclen.
Se puede comer con unas rebanadas de pan frito, con huevos fritos,  nos puede servir para acompañar carne, pescado o simplemente sólo.
Es una receta ligera y cargada de vitaminas y minerales por toda la verdura que lleva, a pesar de perder parte de las vitaminas por la cocción, siempre nos queda bastante. El tomate es el producto rojo que más licopeno aporta y es bueno tomarlo crudo, frito o como sea.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo explicas cm el culo gracias por nada...uno que no sabe cocinae

Loli Estévez dijo...

Aunque me parece algo grotesca la forma de decir que no entiendes mi explicación, he vuelto a editar nuevamente el texto detalladamente para que pueda ser de utilidad a ti y a cualquiera sin conocimientos culinarios, al fin y al cabo de esto se trata.
Aún así, he querido comprobar tu comentario y varias personas que han leído la receta han coincidido que se podía entender perfectamente.
Un saludo sin acritud