Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

domingo, 2 de julio de 2017

Caminito del rey

Caminito del rey: provincia de Málaga, embalses del Guadahorce.
Objetivo y promesa cumplida. No pensé que pudiera hacerlo, mis condiciones no son las más óptimas para  excursiones de este tipo y encima con vértigo.
Como la canción del verano, que seguro habréis oído alguna vez, jejeje, pasito a pasito... algo más largo de lo que esperaba y me habían dicho, pero concluido.
Mis hijos nos sacaron las entradas para realizar esta excursión con ellos y no había vuelta atrás, nadie quiso sustituirme, pues para adelante.
Lo cierto es que ha resultado impresionante, unas vistas, acantilados, desfiladeros, y una historia sumamente interesante. Una guía que nos daba todas las explicaciones oportunas para saber toda la historia de ese espectacular lugar.
El caminito original escalofriante, ese sí que no lo hubiese hecho bajo ningún concepto. Ahora restaurado, modificado y con partes nuevas, bastante más seguro, se puede hacer y es un paseo sin problema para cualquier persona que esté en perfectas condiciones.
Como cualquier cosa de interés que explotan, está algo masificado, mucho extranjero que se saben todo. Bien organizado pero es un no parar de gente, así como los alrededores y aledaños.
Bares, cafeterías y restaurantes intentan también hacer su negocio. Hemos estado en "El Kiosco", justo donde se entra hasta llegar a la base del caminito. Hemos desayunado y normal. A la vuelta el autobús nos dejó en el mismo lugar y una cerveza apetecía y rápido. Para que cambiar, volvemos a entrar en el Kiosco. Una sorpresa ver que los vasos estaban fríos, genial, pero las viandas ya no tanto, se piden tapas, pagadas, nada merecedoras de nombrar, algunas aún congeladas de pasar por el microondas menos de lo necesario, ridículas, mediocres y para quien llegue con hambre, regulares, lo dejaré ahí.
Ahora siento el cansancio y los dolores que he pasado por alto durante el trayecto. He estado media hora sentada bajo la ducha con el agua caliente como si fuese a pelar pollos. Un embadurnamiento en las zonas mas dolorosas con mi crema terapéutica y a esperar que se pase un poco. Mañana veremos si puedo andar entre unas cosas y otras. Y de las agujetas no me libro.
Recomendación ¡que hagáis ese caminito, pasito a pasito! merece la pena.

P.D. Un reconstituyente e hidratante batido de frutas frescas

No hay comentarios: