Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

viernes, 9 de octubre de 2015

Canelones de calabacino con pollo

 












Dificultad: media

Ingredientes para 4 personas
  • 2 calabacines grandes
  • 2 zanahorias
  • 2 pechugas de pollo cocidas (un poco de agua, sal, laurel, granos de pimienta y un par de dientes de ajo, cocer 5 minutos, escurrir y cuando estén templadas se desmenuzan y reservan)
  • sal, pimienta negra molida, nuez moscada y orégano
  • 2 lonchas de queso semicurado
  • 1 puerro, 1 cebolla y 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva v.e.
  • 1 vaso de bechamel
  • 2 cucharadas de tomate concentrado
  • 2 vasos de agua

Elaboración
Pelar los calabacines y con ayuda de una mandolina o similar, cortar en finas hojas cada uno sacando las más posibles y del mismo tamaño, el resto de calabacín se usa en el sofrito. Poner el agua a hervir y escaldar las láminas de calabacín cuidadosamente para que no se rompan durante un par de minutos. Se van retirando y dejando que escurran y sequen. Preparar una sartén con el aceite, echar los ajos picados unos segundos para que se doren, ir añadiendo el resto de verdura bien picada para dejar pochar unos 8 minutos.
Incorporar el pollo, salpimentar y mezclar el conjunto dejando un par de minutos para unificar sabores, dejar que se atempere. En una fuente de horno se coloca el concentrado de tomate extendiendo por toda la base una fina capa. Poner una tira de calabacín con un poco de sofrito y enrollar sobre sí misma formando un rulo y colocarlo en la fuente sobre la base de tomate. Una vez estén todos colocados se añade la bechamel cubriendo bien. Incorporar el queso partido en lascas o trocitos. Se espolvorea con un poco de nuez moscada, pimienta y orégano. Podemos echar unas pequeñas tiras finas de zanahoria para colorear. Meter en el horno previamente caliente durante unos 15 minutos, justo para gratinar y calentar.
El calabacín contiene una gran cantidad de agua y muy buenas vitaminas y minerales. Admite multitud de preparaciones e incluso se puede tomar crudo. Este plato es ligero, sano y si usamos poca cantidad de bechamel lo hará poco calórico.

No hay comentarios: