Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

viernes, 15 de mayo de 2015

Seguimos con la LAC

Hace varios meses que diariamente regreso del trabajo en este medio de locomoción, la LAC (acrónimo de Línea de Alta Capacidad). Pensé que a medida que pasara el tiempo la cosa iría mejorando, pero desgraciadamente vamos a mucho peor. La gente nos apiñamos como piaras de cerdos, con nuestros efluvios corporales, sin poder moverse ni para un sentido ni otro. Toda una odisea para quien necesite bajar estando el bus atiborrado, imposible, resulta sumamente agoviante. Y quien quiere subir, ve su frustración en el intento porque va petado, resulta imposible entrar. Similar a los vagones del metro en Japón, que hay seguratas en los arcenes empujando al personal hacia dentro del vagón sea como sea.
Cuando entramos en el bus, todos a la caza y captura de un asiento porque como te quedes de pie corres el peligro de terminar encima de alguien a la primera sacudida que te dan, con los vaivenes del propio vehículo. Me recuerda al látigo, ese columpio que me encantaba cuando era pequeña y que en las curvas casi perdía uno la cabeza.
Para rematar este milagroso transporte que nos han colocado, os diré que si el bus llega a una parada, olvídate de cogerlo si hay varias personas intentando pasar la targetica, porque le da igual, primero hay que esperar de uno a otro para dar tiempo al proceso de pago y el conductor en ese instante te cierra las puertas en tus narices, dejando a un montón de gente para el siguiente, que con eso de que viene con frecuencia... pero siempre llenos y repitiéndose la historia.
Una auténtica "shit" que dirían los ingleses. A ver qué nos espera con el metro, otra... 

No hay comentarios: