Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

lunes, 2 de abril de 2012

Torrijas rellenas

Dificultad media

Ingredientes para una fuente
  • 1 paquete de bollos de leche, puede ser pan del día anterior pero habría que dejarlo empapado más tiempo
  • un bol con crema pastelera, puede ser cuajada o natillas espesas
  • 1 vaso de leche
  • 1 pizca de canela en polvo y aroma de vainilla en polvo
  • un plato con mezcla de canela-azúcar fina (puede ser azúcar glas), para emborrizar las torrijas
  • una sartén con abundante aceite para freír
  • 2 huevos batidos
  • 2 cucharadas de vino blanco seco
  • 1 cucharada de azúcar

Elaboración
Partir los bollos por la mitad en diagonal y abrir por medio cada mitad sin llegar a separar los trozos, como si fuese para un bocadillo. Poner una fuente con la leche, vino, azúcar, canela y vainilla, mezclando todo, aquí se irán mojando las mitades de los bollos por ambos lados y depositándolas en otra fuente, (si son rebanadas de pan se dejarán más tiempo hasta que empapen por un lado y luego se dan la vuelta por el otro). La crema pastelera deberá estar casi fría y espesa, se echa un poco de crema en una cara del bollo y cerramos con la otra, así hasta tener todos hechos, (si son de pan se depositará en una de las caras). Se pasan por huevo batido y se fríen cuando el aceite esté bien caliente. Dorar por un lado y luego por el otro. Se van depositando a medida que se fríen en una fuente con papel absorbente para que eliminen el exceso de aceite. Una vez que están hechas y frías, se pasan por la mezcla de azúcar-canela y se colocan en otra fuente donde se podrán ir degustando a demanda.
En esta ocasión he hecho de ambas para gastar el pan que tenía (era integral). 
Es otra forma distinta de hacer torrijas, que están muy buenas aunque no nos van a faltar calorías, claro que todo depende de cuantas probemos pero en Semana Santa es lo tradicional.
La fuente ha volado prácticamente.

No hay comentarios: