Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

domingo, 1 de febrero de 2015

Plato combinado















Dificultad: fácil

Ingredientes para 1 persona
  • 1 patata tipo agria, o simplemente para freír
  • 1 huevo
  • 3 champiñones y un puñado de gulas
  • 1 diente de ajo
  • sal, perejil picado, pimienta negra molida
  • 1 cucharada de aceite de oliva v.e.
  • 1/4 de cucharada de vino blanco semiseco
  • aceite abundante para freír las patatas

Elaboración
Pelar la patata, lavar y escurrir y partir en cuadrados pequeños. Poner una sartén pequeña con aceite suficiente para que la patata se fría bien y tostar al gusto, doradas. Mientras, en otra pequeña sartén echamos la cucharada de aceite y agregamos el ajo picado, una vez que esté dorado incorporar los champiñones laminados finos y dejar 2-3 minutos. Añadir el vino y dejar que evapore el alcohol unos segundos, terminar añadiendo las gulas. Se dan unas vueltas para unificar los ingredientes durante unos segundos.

Retirar las patatas del aceite escurriendo y dejando en el plato donde se van a servir, en ese mismo aceite se echa el huevo y se fríe al gusto. Colocar junto a las patatas y en la otra parte del plato poner el preparado de champiñón-gulas. Echar un poco de sal, pimienta y perejil a todo el conjunto.
Resultará un rico plato que seguro a todos nos gusta.
Particularmente hacía mucho tiempo que no comía patatas fritas, y se agradece de vez en cuando. Olvidemos las calorías y disfrutemos de un huevo con patatas. Plato de toda la vida y sin complicaciones. Riquísimo.

No hay comentarios: