Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

lunes, 7 de abril de 2014

Pastel de zanahoria con frosting de coco















Dificultad media

Ingredientes para un pastel
  • 60 gr de polvo de almendra 
  • 4 zanahorias laminadas muy finas
  • 200 gr de harina de repostería
  • 80gr de harina integral
  • 4 huevos
  • 220 ml de aceite de girasol
  • 20 ml de aove
  • 100 gr de azúcar moreno
  • 200 gr de azúcar
  • 1/2 cucharada de polvo de vainilla
  • 1 cucharada de canela
  • pizca de sal
  • 2 cucharadas de levadura
  • 1 cucharadita de bicarbonato
Frosting
  • 200 gr de crema de queso (queso de untar tipo Philadelfia) 
  • 150 gr de azúcar glas
  • 50 gr de mantequilla en pomada (dejar ablandar un rato)
  • 60 gr de ralladura de coco
Confitura
  • zumo de 1 naranja
  • 1/2 cucharada de brandy
  • 1 cucharada de vino dulce
  • 2 cucharadas de agua
  • 2 cucharadas de azúcar moreno
  • 1 zanahoria laminada fina

Elaboración
Preparamos un bol con los ingredientes secos: harinas, levadura, canela, vainilla y bicarbonato, moviendo todo el conjunto para que quede bien mezclado. En otro bol preparamos los otros ingredientes, primero huevos y azúcar, mezclando con las varillas eléctricas hasta conseguir una crema esponjosa, se añaden los aceites y se sigue mezclando, incorporamos el polvo de almendra, mezclando, y vamos agregando poco a poco el bol que teníamos con la mezcla de productos secos. Una vez que tenemos todo bien mezclado, incorporamos las zanahorias laminadas y volvemos a mezclar el conjunto para que quede todo repartido y más o menos uniforme.
Precalentamos el horno a unos 190º mientras terminamos de preparar el pastel para el horno. En un molde se unta un poco de aceite quitando el exceso con una servilleta, se espolvorea un poco de harina y sacudimos la sobrante, ponemos aquí el preparado dando unos golpecitos sobre la encimera para que la masa quede bien asentada en el fondo del molde. Metemos el preparado al horno donde estará aproximadamente 1 hora. Comprobaremos el punto cuando, pasado dicho tiempo, se pasa un palillo y sale seco. Se apaga el horno y con la puerta entreabierta se deja reposar unos 6-8 minutos.
Preparamos la confitura, colocando todos los ingredientes y dejando que hierba unos minutos, reducimos la temperatura y dejamos que se termine de hacer a fuego lento, hasta que se consuma todo el líquido. Dejamos que se enfríe, con estos trozos de zanahoria terminaremos la decoración del pastel.
Mientras el pastel está en el horno, aprovechamos para hacer el frosting y dejar un rato en el frigorífico que se enfríe.
Echamos en un pequeño bol todos los ingrediente, excepto el coco. Mezclamos hasta conseguir una crema untuosa y suave, no muy espesa ni con mucho azúcar, no queremos que quede una capa dura, sólo un toque de cobertura final. Se agrega el coco y volvemos a mezclar el conjunto.
Volvemos a recuperar el pastel, una vez sacado del horno, dejaremos unos 10 minutos que se enfríe para proceder a desmoldar. Con ayuda de un cuchillo de sierra separamos en dos partes. Dejamos una con mucho cuidado en un plato y procedemos a untar con un poco de frosting la otra parte, volvemos a colocarla, cubrimos por toda la superficie y laterales con el resto de frosting. Culminamos colocando trocitos de zanahoria confitada.
Mi compi, Marisol, que ha estado de vacaciones en Alemania me dio una receta similar al típico pastel que se come por aquellos lares y que estaba muy bueno, este es otro pero no está mal, habrá que ir a Alemania para probar el auténtico.

No hay comentarios: