Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

jueves, 17 de enero de 2013

Romanescu con tomates

Dificultad: fácil

Ingredientes para 4 personas
  • 1 romanescu pequeño 
  • 1 puerro
  • 1 cebolla grande dulce
  • 4 tomates de varios tipos distintos
  • 1/2 vaso de aceite de oliva v.e.
  • 1 diente de ajo
  • sal
  • 1 vaso de agua

Elaboración
Ponemos el romanescu cortado en flores en una olla grande con el agua como base, tapamos dejando unos 12 minutos comprobando que esté entera pero tierna, mientras, en una sartén ponemos la mitad del aceite y doramos el ajo laminado unos segundos, añadiendo la cebolla y el puerro muy picados que vamos a dejar 3 minutos, agregamos los tomates pelados y picados, aderezamos con sal y dejamos pochar 7 minutos para que el tomate quede muy pochadito, preparamos los floretes en plato o fuente individual y echamos por encima el sofrito, si nos gusta más aceitoso se puede añadir un poco de aceite en crudo.
Esta verdura está a mitad de camino entre la coliflor y el brécol pero con aspecto extraño a la vez que maravilloso, serviría como centro de mesa por su forma y color verde intenso, parece un cactus tropical e incluso podría provenir de Marte, lo cierto es que su sabor es parecido a la coliflor y como tal contiene un aporte importante en fibra, minerales como magnesio y fósforo y vitaminas del grupo B en menor cantidad.

No hay comentarios: