Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

viernes, 19 de mayo de 2017

Pechuga asada en salsa dulce

Dificultad: fácil

Ingredientes para 2 personas
  • 1 pechuga limpia y deshuesada
  • unas pasas rubias
  • unas almendras fritas molidas
  • un puñado de hierbas-especias al gusto, tomillo, romero, orégano, perejil, cúrcuma, curry...
  • 1/2 vaso de vino dulce y 1/2 de vino blanco semiseco
  • 3 cucharadas de aove
  • sal y pimienta blanca molida
  • 1 vaso de caldo de ave o en su defecto agua 

Elaboración
Partir  la pechuga en dos mitades y aderezar con sal-pimienta, hierbas-especias. Dejar un buen rato que tome el sabor del aliño. Poner un cazo con el caldo y cuando comience la ebullición agregar los vinos y mantener unos minutos hasta que la mayor parte del alcohol evapore. Agregar las pasas y dejar atemperar. 
Precalentar el horno unos minutos. Poner la carne en una rustidera o bandeja apta para el horno. Regar las pechugas con el aceite. Poner al horno que deberá estar a 190º. Mantener unos minutos en el gratinador para dar tueste, por un lado, dar vuelta por el otro, quedará dorada al tiempo que la carne queda sellada. Incorporar el jugo que estaba atemperado y agregar la almendra. Mantener unos 15-20 minutos para que el pollo quede bien hecho por dentro.
Tendremos una jugosa carne al estar hecho al horno y con ese líquido. Regar por encima de vez en cuando durante el horneado. La salsa reducida nos servirá para acompañar el pollo aportando un sabor muy rico con una jugosidad exacta.   

No hay comentarios: