Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Pargo salvaje al horno

Dificultad: fácil

Ingredientes para 4 personas
  • un pargo grande, 4 raciones
  • 1 limón, ecológico
  • 2 patatas grandes
  • 1 cebolla, 1 puerro y 3 dientes de ajo
  • sal, pimienta blanca molida y perejil picado
  • 1 vaso de caldo de pescado, agua en su defecto
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1/4 de vaso de aove

Elaboración
El pescadero desescamará y limpiará el interior del pescado. Salpimentar dentro y fuera del pescado, colocar unas ruedas de limón, unas ramitas de perejil y unos trocitos de ajo picado en la parte interna. Fuera salpimentar, poner unas ruedas de limón y un poco de perejil picado. Precalentar el horno unos 10 minutos y tener a 180º. En una besuguera o fuente apta para horno poner las patatas en ruedas no muy finas y esparcir encima la cebolla, puerro y ajo laminado. Regar con parte del aceite, vino y caldo. Colocar la bandeja hacia la mitad del horno y dejar unos 30 minutos que se hagan bien. Pasados los primero 10 minutos se puede reducir la temperatura a 170º para que queden tiernas en su interior. Una vez casi hechas se coloca el pescado encima y se riega con el resto de aceite, agua y vino. Dejar otros 20 minutos a 180º.
Comprobar que el pescado está listo pasando un palillo y que se atraviese con facilidad, debe quedar hecho pero no reseco, quizás si es muy grande deba estar unos minutos más, e incluso incorporar algo más de caldo-agua.
Serviremos el pescado en ración desprovisto de piel y espinas, acompañado por unas ricas patatas con un sabor a limón muy agradable y un poco del propio jugo del preparado. Si queremos que tenga mucha salsa, habrá que duplicar los líquidos ya que el horno consume bastante, pero tampoco nos pasemos y salga cocido en caldo.
El pargo es muy parecido al besugo, una de las mejores cualidades del pescado blanco es su aporte en proteína de buena y alta calidad, minerales como el fósforo, el yodo y vitaminas del grupo B.

No hay comentarios: