Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

sábado, 18 de febrero de 2017

Revuelto portugués

Dificultad: fácil

Ingredientes para 4 personas
  • 4 patatas grandes, blanca
  • 1 bote pequeño de aceituna negra deshuesada
  • 2 trozos de bacalao desalado
  • 1 cebolla grande dulce y 3 dientes de ajo
  • 1/2 vaso de aceite de oliva v.e.
  • 4 cucharadas de pisto algo más triturado
  • sal

Elaboración
Pochar los dientes de ajo picados y la cebolla, a groso modo, en el aove. Pasados 5-6 minutos incorporar las patatas partidas en lascas finas. Echar un poco de sal, mover y dejar que se haga a fuego bajo, tapadas unos 15 minutos. Añadir el bacalao en trozos pequeños limpios de piel y espinas. Mezclar el conjunto y dejar otros 5 minutos más. Picar las aceitunas en aros finos y echar al preparado. Volver a mezclar para que todo quede bien repartido.
Servir con un poco de pisto en un lado o bien mezclado con todo, quedará un bonito color rojo con un extraordinario sabor bien diferente al plato portugués, de patatas con bacalao.
Es una versión diferente y espero que no se enfade nadie por la modificación. Parece que últimamente saltan las alarmas cuando se varían las recetas en platos típicos de tal o cual país, pero no se enfada nadie cuando los grandes chef hacen un cocido tradicional convertido en humo blanco o espuma, a eso se le llama ser genial.
Bueno, hay que controlar la sal ya que el bacalao puede aportar más de la cuenta, controlando que siempre es mejor añadir que quitar.

No hay comentarios: