Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

sábado, 10 de diciembre de 2016

Rulo de pollo con castañas

Dificultad media

Ingredientes para 6 personas
  • 6 filetes de pechuga de pollo
  • 4 lonchas finas de fiambre de pavo ahumado
  • 3 lonchas de queso tranchetes
  • 3 ruedas de queso de cabra
  • 6 castañas asadas
  • sal, pimienta molida y orégano
  • 1 cucharada de aceite de oliva v.e.

Elaboración
Poner los filetes de pollo entre papel film, o de horno, con objeto de dar unos golpecitos en todas direcciones para que la carne se afine lo más posible, sin destrozarla ni que haya restos de carne por todos sitios, de esa forma se rompen las fibras y queda más tierna. Colocar los filetes de forma que estén unidos unos a otros formando un gran capa. Esto se puede hacer en papel para facilitar crear el rulo. Salpimentar la carne y espolvorear con orégano. Colocar encima el fiambre, los tranchetes, trozos de queso de cabra y castañas en rebanadas. Debemos cubrir de forma uniforme para que los productos queden repartidos por igual. Dejando libre la parte final de la carne.
Cerramos al tiempo que vamos apretando haciendo un rulo o rollo con todo el preparado. Procurar que el borde final quede bien adherido sobre sí mismo. Poner en un recipiente donde quede bien acomodado. Echar el aceite regando el rollo. Dorar y sellar por todos sitios, mantener al fuego mínimo unos 12 minutos para que quede bien hecho en su interior.
Este acabado se puede hacer al horno, en una fuente y regado con el aceite pero necesitará algo de jugo para que no se reseque mucho, o poner un recipiente con agua, tipo baño María para que mantenga humedad el interior del horno. Una vez terminado, dejar atemperar un poco y cortar en trozos de unos 2 cm de forma oblicua para que quede más bonito.
También podemos dar una forma de herradura al rulo para que sea algo más original.
Se puede comer tal cual como entrante o aperitivo, pero también podemos incorporar una salsa de frutos rojos para napar un poco y poner unos cuantos trozos por comensal. En esta ocasión lo sirvo con salsa de granada que le va fenomenal.

No hay comentarios: