Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Quesada con cuajada

Dificultad: fácil

Ingredientes para una buena quesada
  • raspadura de limón
  • 1 cuajada (o cuajo)
  • 200 gr de azúcar
  • 150 gr de harina (de trigo integral)
  • 80 gr de mantequilla
  • 1/5 litro de leche (esta es sin lactosa)
  • un sobre de levadura
  • 1/2 cucharada pequeña de canela
  • 1 paquete pequeño de queso de untar
  • unas gotas de aceite para untar el molde
  • pizca de sal

Elaboración
Mezclar los huevos con el azúcar. Cuando tengamos una crema blanquecina se añade la raspadura de limón, canela, cuajada, queso, mantequilla y mover bien. Si es necesario, pasar por el batidor para no tener grumos. Agregar la leche e ir incorporando harina al tiempo que mezclamos hasta la total incorporación. Añadir levadura y sal moviendo hasta que la crema sea totalmente homogénea.
Preparar un molde, untar con el aceite impregnado en una servilleta por todo el recipiente para repartir el aceite dejando una leve capa de grasa, justo para que no pegue. Echar la crema y dar unos golpecitos al molde para que se asiente y no queden burbujas de aire. Precalentar el horno a 180º unos 10 minutos e introducir el preparado. Una vez que ponemos el pastel en el horno se reduce la temperatura a 160º para que se haga lentamente. Tendremos unos 50 minutos, o algo más,debe estar bien cuajada. Comprobar con un pincho de madera que al atravesar el dulce sale seco. Es el momento de retirar del horno y dejar reposar hasta que se atempere para desmoldar.
Poner en el frigorífico un par de horas para refrescar. Podemos usar un molde grande porque debe ser más bien bajo ya que no es pastel de queso.
Es una versión sencilla de la Quesada Pasiega, típico postre Cántabro.

No hay comentarios: