Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

lunes, 15 de agosto de 2016

Sopa de espárragos

Dificultad: fácil

Ingredientes para 4 personas
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 puerro, la parte blanca
  • 2 huevos duros
  • un manojo de espárragos verdes, 1/2 kg aproximadamente
  • 1 ñora
  • 10 almendras fritas
  • 1 tomate maduro
  • 1 cucharada de vino blanco seco
  • 2 vasos de agua (si es caldo de verdura, también, pero que no mate el sabor del espárrago)
  • pizca de sal-azúcar, pimienta negra molida, pimentón de la Vera agridulce y perejil picado
  • 2 cucharadas de aove

Elaboración
Preparar los espárragos cortando en trozos, con las manos, hasta desechar la parte final dura. Pasar por chorro de agua fría y dejar escurrir. En una cazuela, puede ser de barro, poner el aceite y dorar los ajos un par de segundos. Incorporar el puerro picado y pochar 5 minutos. Mientras, poner la ñora en trozos con un poco de agua y el vino para hidratar. Echar el tomate rallado en la cazuela e incorporar un poco de sal y pizca de azúcar para contrarrestar la acidez del tomate. Sofreír 5 minutos e incorporar pimentón, almendras y ñora con el jugo. Mantener un par de minutos para que evapore el alcohol. Agregar el perejil y salpimentar al gusto. Pasar este contenido por la batidora. Volver a colocar en el mismo recipiente la pasta obtenida e incorporar el resto de agua. Mover para que sede un caldo consistente pero ligero. Echar los espárragos y dejar unos 10 minutos para que se integre el conjunto al tiempo que los espárragos quedan en su punto. Finalmente echar los huevos muy picados, mover y servir.

Ciertamente este plato está delicioso para entonar el cuerpo en días algo más frescos que los que ahora tenemos, y en plena temporada de espárrago de nuestra vega, pero algo así también se agradece tras las comidas tan anárquicas de los últimos días. Siempre hay que tener unos espárragos congelados, simplemente escaldados, de cuando es su temporada natural.
Los espárragos contienen ácido fólico, vitamina B12, son diuréticos y un potente antioxidante.

No hay comentarios: