Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

viernes, 15 de abril de 2016

Bizcocho con queso al limón

Dificultad: fácil

Ingredientes para un bizcocho
  • 150 gr de azúcar
  • 3 huevos
  • piel de un limón
  • 150 gr de queso batido
  • 300 gr de harina integral, puede ser de repostería, de trigo, etc. 
  • 1 sobre de levadura
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 60 ml de aceite de girasol
  • 20 ml de aceite de oliva v.e.
  • pizca de aceite y harina para el molde
  • azúcar glas para espolvorear

Elaboración
Pincelar el molde con un poco de aceite, quitar el exceso con una servilleta y espolvorear con un poco de harina, sacudir para quitar el exceso. Precalentar el horno a 200º.
En un bol poner la piel de limón con el azúcar y triturar. Incorporar aceites, huevos, zumo, queso y mezclar el conjunto. Agregar harina-levadura poco a poco, al tiempo que se mezcla de forma envolvente hasta conseguir una crema untuosa y sin grumos. Echar la crema en el recipiente preparado y dar unos golpes sobre la encimera para que se aposente y no formen burbujas de aire. Introducir hacia la mitad del horno y bajar la temperatura a 180º durante 40 minutos.
Como siempre digo, depende del tipo de horno, en el mío debo dejarlo un poco más. No abrir nunca la puerta del horno hasta completar el tiempo. Comprobar que está listo pinchando con un palillo y que salga limpio. Dejar reposar unos minutos con la puerta del horno abierto. Mantener un rato enfriando antes de sacarlo del recipiente. Colocar en un plato-fuente que se enfríe por completo antes de espolvorear con el azúcar glas.
Los bizcochos caseros son siempre una buena opción para desayunos y meriendas. Sabemos qué ingredientes utilizamos, a pesar de caloría arriba o abajo, son más sanos que los industriales.

No hay comentarios: