Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

martes, 5 de abril de 2016

Anónimos

En algunas ocasiones me resulta gracioso ver los comentarios que ponen en algunas de mis recetas. Hay quien aprovecha el anonimato para insultar de manera zafia y grosera, sin argumento alguno, simplemente porque doy una opinión, que a quien sea, no le parece bien, pero es mi opinión. Y otros critican más toda la parafernalia del escrito que lleva la receta que la propia receta en sí.
Personalmente me gusta que la gente deje su comentario sea cual fuere. No siempre espero tener comentarios agradables, yo admito todo tipo de críticas, si son constructivas mucho mejor. Pero en un blog como el mío, lo que hay que valorar es si la receta te ha gustado o no, si las manualidades que hago merecen la pena, si los comentarios y críticas que reflejo tienen valor o no. Pero el resto que se diga o critique, queda fuera de lugar y carente de interés para mí.
Cuando alguien se sienta molesto por mi forma de opinar o escribir, os recomiendo pasar de este blog simplemente. En Internet hay miles de blogueros de muy distintos asuntos que pueden resultar más provechosos. Si lo que ocurre es que se tiene mucho tiempo para estas cosas, y el aburrimiento juega un papel importante, recomiendo un buen gimnasio donde pasar muchas horas aunque sólo sea para conocer gente y pasar el rato.
Me gustaría mantener un diálogo y un cambio de opiniones con quien desee. Para ello sí sería conveniente que la persona deje de ser anónima y se de a conocer porque me gusta saber con quién hablo, y de no ser posible, al menos, saber de quién se trata. Yo tengo fama de decir las cosas muy claras y mirando a los ojos, sin tapujos, tengo nombre, apellidos y foto para que quien se dirija a mí sepa quién soy. Pero jugar en manifiesta desventaja bajo un anónimo, no me parece justo.
Aún así quien quiera dejar un comentario, mejor o peor o un me gusta, anónimo o no, estoy encantada de responder siempre. Pero no aprovechemos los anónimos para decir lo que no seríamos capaces con nuestro nombre. Mi interés en este asunto es compartir mi gran hobby con todo el que esté interesado en verlo.

No hay comentarios: