Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

jueves, 10 de diciembre de 2015

Pollo rural al horno

 













Dificultad: fácil

Ingredientes para 2 personas
  • muslo-sobremuslo y 1/2 pechuga de pollo rural (es más amarillo y grande)
  • 2 patatas blancas
  • sal, pimienta, perejil y tomillo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva v.e.
  • 1 cucharada de vino blanco seco
  • 1/2 vaso de agua con un poco de zumo de limón

Elaboración
Precalentar el horno unos 10 minutos a 200º, reducir a 175º cuando se va a introducir el preparado. Poner una fuente con las patatas partidas tipo panadera, finas para que no tarden en hacerse. Debe ser una patata tierna o habrá que ponerla un poco antes que el pollo. Condimentar las patatas con todos los ingredientes citados y colocar las piezas de pollo igualmente condimentadas. Primero se pone, el pollo, por la parte interior para que se dore, y damos la vuelta cuidadosamente para que se termine de dorar por la otra parte. El tiempo depende del tipo de ingrediente, del gusto del comensal y del horno. Todo influye bastante en la elaboración. Pero si no estamos seguros, solo hay que tener un palillo de pincho para introducir al pollo y comprobar que pasa fácilmente, así como a las patatas comprobando que estén tiernas. En el transcurso del asado se riega un par de veces la superficie del pollo para que vaya tomando sabor y aroma del propio jugo al tiempo que se dora y hace.
Hay quien prefiere el muslo porque es más jugoso o quien a pesar de ser más seco prefieren pechuga, como es mi caso y el del resto de la tropa.

No hay comentarios: