Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

lunes, 7 de diciembre de 2015

Otra boda y nada más a la vista

Hace unos días que tengo algo abandonado mi blog por el tema de esta nueva boda. No ha sido algo de sorpresa, ya lo sabía pero siempre lo dejo todo para el final pensando que da tiempo y luego llegan las prisas de última hora. Yo, que soy de conjuntar-coordinar mucho los colores, me ha costado trabajillo encontrar la armonía de colores, pero al final creo haber acertado. Mi marido siempre dice que no hace falta tanto, claro el sólo tiene que pensar en traje, camisa, corbata y sus colores siempre están en la misma línea. Tiene trajes tan parecidos de verano e invierno que tengo que andar un rato tocando para saber cual es de verano o invierno, amén que tiene de otros colores, pero al final, el gris marengo sin lugar a dudas.
En esta ocasión el conjunto corre de mi cosecha, la falda la tenía sin estrenar y estaba confeccionada desde el verano, con Julia Hitos que me remachó las costuras y cremallera, porque la dichosa remachadora corre que vuela, es un diablo que no termino de dominar. Me sentí contenta del resultado final y creo que pasó el examen.
Pero hablando de las bodas en sí, la gente joven se lo pasa bomba y disfrutan en una boda más que... pero yo con mis cosillas y achaques, se me hacen interminables. Duran horas y más horas las que se dedican a la boda.
Si algún día alguno de mis hijos decide dar el paso, cuanto más tarde mejor, será obligatorio acortar el tiempo a la mitad al menos. La gente joven que siga hasta que quieran pero pasado todo el entramado. Es mucho esperar a la novia, ceremonia, fotos, aperitivos, copa de bienvenida, esperar y esperar. Comida, 1, 2, 3 platos hasta explotar, copas, etc. Se trata de comer lo que nunca nadie come normalmente, ¡Para qué! Luego ves platos de regreso a la cocina sin apenar tocarlos. Es una pena el gasto tan extremo que se hace en un evento de este tipo, seguro que con la mitad o menos estaríamos bien servidos, pero... Creo que es el momento de volver años atrás, a la verdadera esencia de una boda, al agradecer a tus invitados que te acompañen en ese momento y obsequiarlos con algo sencillo pero lleno de amor.
Volvamos a las tradicionales bodas de celebración familiar y con amigos íntimos, los que realmente deben estar a tu lado. Con la sencillez de una celebración profunda y con un ágape acorde y discreto. La auténtica esencia de una celebración matrimonial.
De cualquier manera, agradezco la invitación de esta boda tan estupenda del hijo de mi amiga Patro que estuvo bastante bien, en una magnífica bodega en Jerez, González Byass, donde lo pasamos muy bien.
No podía por menos que asistir al evento porque he estado en todos los momentos especiales de este chico, Luis, su bautizo, comunión y por supuesto su boda. Un encanto de criatura, lo mismo que sus hermanos, Irene que fue la boda a la que asistí en mayo, una chica muy especial y su hermano pequeño, el inigualable Juan, Juanito que desde pequeño era un figura en el mejor sentido de la palabra.  Sin desmejorar a los padres, amigos nuestros de siempre, a los que quiero y aprecio aunque a veces nos distanciemos en el tiempo, Luis y Patro o Patro y Luis. Muchas felicidades a todos. Y ahora un poco de descanso y relajación para después de tanto estrés y unas bodas con tan poca distancia entre ambas. Muchos besos.

No hay comentarios: