Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

viernes, 25 de diciembre de 2015

Migas con ajo negro y granada

 













Dificultad: fácil

Ingredientes para 5 personas
  • 1 barra de pan cateto grande, del día anterior
  • unas ruedas de morcilla de cebolla
  • 1/2 vaso de agua
  • 1/2 vaso de aceite
  • 4 dientes de ajo morado y 4 dientes de de ajo negro
  • unas tiras de panceta
  • 4 pimientos verdes
  • un filete gordo de lomo de cerdo
  • un par de ruedas de chorizo
  • una pizca de pimentón de la Vera agridulce y un toque del picante
  • sal
  • 2 granadas

Elaboración
Poner el pan troceado y regarlo con agua. Dejar un buen rato para hidratar el pan. En una sartén grande poner el aceite y dorar los ajos en trocitos, los negros se dejan enteros y se añaden al final con todos los ingredientes. Una vez estén dorados se apartan y en el mismo aceite se ponen los pimientos en tiras dejando unos 10 minutos para que se pochen, los últimos minutos subir la temperatura para que se frían y queden tostados. Retirar los pimientos y dejar junto a los ajos. Incorporar la carne en trozos, dar unas vueltas para sellar.
En unos minutos podremos retirar la carne dejando junto al resto de ingredientes. En el aceite que venimos usando se echa el pan,  pimentón y sal. Mezclar todo y mover hasta que el pan vaya perdiendo toda la humedad, sin resecar en exceso, al tiempo que se van soltando los trozos de pan quedando más pequeños. Se añaden todos los ingredientes reservados y se mezclan bien para que quede repartido. En una pequeña sartén se ponen los trozos de morcilla y se sellan por ambos lados, pudiendo incorporar a la gran sartén con el resto de productos, en un lado, para que siga manteniendo el calor. En la sartén pequeña usada para la morcilla se pone la panceta troceada en tiras dejando hasta que se doren y suelten la grasa y se integra también con el resto. Servir en platos colocando por zonas las migas, morcilla, panceta y finalmente la granada, que se podrá ir tomando con el conjunto o mezclar con las migas. Notaremos esa textura crujiente y dulzona contrastando con el resto de sabores.
No hay que dejar las migas sólo para el verano, estas de pan resultan perfectas en días otoñales e invierno.

No hay comentarios: