Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

domingo, 2 de agosto de 2015

Casa Pepe (Venta de Cárdenas)

Restaurante Casa Pepe. Situado en la autovía de Madrid-Cádiz km 243 Venta Cárdenas. Esta venta que casi todo el mundo conoce, al menos de verla a lo lejos por lo estrambótico que resulta tanto patriotismo en colores. Si alguna vez decidís pasar a visitarla os vais a encontrar con algo insospechable de no haberlo visto o que alguien os lo contase. Todo el ambiente que se respira es franquista al 500% como mínimo. Te resulta gracioso como se maneja todo aquello que sea de izquierdas. Pero dejando de lado el politiqueo, en el cual no me interesa entrar, os diré que son varias las ocasiones en las que he entrado últimamente por ir de paso y puedo recomendar una visita a la hora que se quiera.
Siempre está lleno y en horas puntas muy, muy lleno. Pero los camareros acostumbrados a las prisas, atienden de manera rápida y eficaz. Las viandas son de primera calidad, como jamones, quesos y embutidos. Y la comida igualmente buena. Así como una tienda donde se puede comprar lo que se quiera tanto en alimentos extraordinarios como recuerdos. En esta última ocasión que estuvimos El aparcamiento estaba lleno y consecuentemente el interior a rebosar. Nos quedamos en la barra, cosa muy habitual tratándose de nosotros, y degustamos un buen plato de jamón ibérico (aunque este estaba un poco caliente de más), un plato de embutido variado, un plato de queso, tortilla y un montado de lomo plancha super grande y bueno. Todo lo que probamos nos gustó y recomiendo que se haga parada en alguna ocasión para comprobarlo, un simple bocadillo resultará gratificante. Sin tener en cuenta maneras de ser y pensar, la gente que allí se detiene no va toda en la misma línea ideológica, pero si en la línea del buen comer.

No hay comentarios: