Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

martes, 24 de febrero de 2015

Potaje de habichuelas de la Vega de Granada















Dificultad: fácil

Ingredientes para 4 personas
  • 300 gr de habichuelas blancas, se ponen en remojo la víspera (cubiertas de agua)
  • un trozo de calabaza de guiso pelada y troceada, unos 150 gr
  • 1/4 de kg de judías verdes
  • 1 pimiento verde
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de aove, aceite de oliva v.e.
  • 3-4 granos de pimienta negra y 2 clavos de olor, sal al gusto
  • 2 huevos duros
  • 1/2 cucharada de pimentón de la Vera y una pizca del pimentón picante
  • agua suficiente para mantenerlas cubiertas

Elaboración
En una olla amplia y honda poner el aceite agregando los ajos aplastados y la cebolla picada. Dejar que se poche unos 5 minutos. Echar las judías escurridas del agua donde han estado toda la noche, incorporando el pimiento partido en 2-3 trozos, los granos de pimienta, clavo y los pimentones. Se cubren con agua fría y las asustamos en varias ocasiones, es decir cuando empieza la ebullición se corta echando un poco de agua fría. La última vez que se agrega agua y comienza la ebullición se tapan y se dejan a fuego mínimo por espacio de 1 hora.
En otra olla pequeña se ponen las judías verdes quitados los hilos laterales y troceadas junto con la zanahoria y calabaza ambas en trozos no muy pequeños. Cubrir con agua (o hacer al vapor). Dejar unos 10 minutos antes de incorporar a las judías una vez que han pasado un mínimo de 1 hora. Seguiremos dejando 15 minutos todo el preparado para que se engrane bien el plato. El objetivo es incorporar la verdura caliente a las habichuelas para que no encallezcan si se añade en frío, pero la cocción debe terminarse todo junto. Unos minutos antes de concluir se integran los huevos duros partidos por la mitad. Comprobar que está todo tierno y en su punto antes de retirar del fuego. Cada comensal llevará medio huevo que es la proteína que el plato lleva incorporado por lo que resulta un preparado poco calórico y muy saludable. Os sorprenderá lo bueno que está a pesar de su sencillez.
Para los amantes de la grasa se puede hacer en un cazo un poco de tocino, chorizo, morcilla, etc. y servir en plato aparte. Esto siempre está permitido para quien guste.


No hay comentarios: