Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

domingo, 28 de diciembre de 2014

Champiñón al estilo bar Mónaco

Dificultad: fácil

Ingredientes para 5 personas
  • 10 champiñones de un buen tamaño, 2 por comensal
  • 2 lonchas gruesas de jamón serrano partido en dados pequeños (si sobra siempre podemos usarlo en sopa, sofrito, en una tortilla, etc.)
  • 1 puerro picado menudo
  • unas lascas de queso semicurado
  • 1 cucharada de aove
  • pizca de pimienta y perejil picado. 
  • un poco de sal con precaución si el jamón ya es salado
  • 1 cucharada de vino blanco seco
  • zumo de un limón, agua abundante y perejil para meter los champiñones mientras se lavan y preparan para que no oscurezcan mucho

Elaboración
Lavar los champiñones retirando el pedúnculo y rociando con un poco de limón dejando escurrir. Mientras, ponemos el aceite (aove) en una sartén y echamos el puerro picado dejando que se poche unos 5 minutos. Se agregan los pedúnculos troceados menudos y dejamos que se hagan soltando el exceso de agua que poseen.
Una vez está el sofrito seco se incorpora el vino dejando un par de minutos que evapore el alcohol. Se añaden los aderezos y se mezcla en conjunto. Se rellenan los champiñones con este preparado dejando espacio suficiente para introducir tacos de jamón y algo más de puerro. Se cierra con unas lascas de queso y se ponen al fuego en una sartén o al horno, el tiempo será corto simplemente que el champiñón coja la textura que nos guste, más o menos al dente y al tiempo se funde el queso y el jamón se hace un poco. Estarán muy sabrosos y son un buen complemento para un primer plato más contundente, o como entrante, acompañamiento, etc.
Así los hacía mi suegro cuando regentaba el bar Mónaco en calle Moras en Granada, aunque yo he modificado un poco la receta con alguna incorporación como el puerro que lo suaviza. Seguro que a él le gustaría.

No hay comentarios: