Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Chuletas de cordero con níscalos















Dificultad: fácil

Ingredientes para 2 personas
  • 12 chuletillas de cordero lechal
  • un poco de sal de escamas
  • 4 níscalos 
  • 2 dientes de ajo, una guindilla, una ramita de perejil y 1 cucharada de aceite de oliva v.e. y 1/2 cucharada de vino blanco seco

Elaboración
Limpiar los níscalos y cortarlos en tiras no muy finas. En una sartén poner el aceite y dorar los ajos picados, agregar los níscalos el perejil y el vino dejando un par de minutos que el vino evapore y se impregne el níscalo de ese sabor. Apartar y dejar en espera.
Poner al fuego una plancha o sartén plana, cuando esté bien caliente se agrega un hilo corto de aceite y se quita el excedente con una servilleta de papel, es simplemente para que no se pegue la carne.
Colocar las chuletas y echar unas lascas de sal a cada una, dejaremos dorar y tostar por un lado antes de dar la vuelta para repetir la operación por la otra cara de la chuleta. Será al gusto de cada cual. Cuando demos la vuelta a las chuletas aprovechamos y ponemos los trozos de níscalos para que se calienten al tiempo que se doran en plancha.
El cordero lechal es un animal de menos de 1 mes de edad, la carne es algo menos nutritiva que la de mayor tamaño pero por contra es más jugosa.
Los níscalos abundantes en esta época, de sabor especial y color llamativo es bajo en calorías y rico en vitamina B5.
Ambos productos hacen un plato realmente delicioso, bien compenetrado y fácil de hacer.

No hay comentarios: