Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

miércoles, 29 de octubre de 2014

Volován relleno de marisco

Dificultad: fácil

Ingredientes para  6 personas
  • 1 paquete de volovanes, suelen ir 6 uds
  • unas ramitas de perejil
  • sal, pimienta negra molida y orégano
  • queso rallado para gratinar, unas 2 cucharadas
  • una bolsa de almejas de unos 200 gr
  • 10 langostinos pelados
  • 2 calamares pequeños
  • 2 cucharadas de queso de untar
  • 1 puerro
  • 2 cucharadas de aove
  • 1 cucharada de vino blanco seco

Elaboración
Preparamos una sartén donde colocamos el aove y echamos el puerro muy picadito, dejando pochar unos 6 minutos. Añadimos los calamares previamente limpios y troceados de forma menuda. Damos unas vueltas para que se mezclen con el puerro y echamos el vino dejando que evapore un par de minutos. Mientras, en otra sartén ponemos las almejas al vapor y cuando se abran desprendemos el bicho que mantendremos apartado.
En la sartén principal agregamos los langostinos partidos en trozos y damos un par de vueltas, tardan poco en estar en su punto, unos segundos y agregamos el ingrediente apartado. Aderezamos echando un leve toque de sal, un poco de pimienta y orégano, terminamos añadiendo el queso de untar y mezclando todos los ingredientes para que queden integrados en una especie de amalgama, con la que vamos a rellenar los volovanes una vez templada.
Terminado el relleno de los volovanes se culmina con un poco de queso rallado por encima de cada uno, para gratinar unos segundos en horno y presentar con una ramita de perejil.
Las almejas las tendremos previamente en agua-sal para que suelten la arenilla y se lavan y escurren en el momento de poner al vapor.
El puerro se limpia quitando alguna de las hojas externas, cortando la parte de los extremos y en el final del puerro, se hacen un par de cortes en forma de cruz para que al lavarlo se desprenda la posible tierra que pueda tener.
Los calamares se limpian retirando la piel externa de color, la espina transparente que lleva en su interior y los posibles restos que queden dentro, se lavan internamente y se quitan los ojos, tinta y boca, el resto (aletas y tentáculos), se pueden utilizar.

No hay comentarios: