Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

jueves, 30 de octubre de 2014

LAC, el maravilloso bus

Generalmente todos somos reacios a los cambios. Nos acomodamos a una rutina y nos cuesta mucho cambiarla. Cuando dijeron el cambio de los autobuses y el maravilloso, nuevo y rápido LAC (Línea de Alta Capacidad), que recorrería el centro de Granada sin ningún problema, no nos dijeron lo cómodo que sería para el centro, pero el trastorno para quienes anteriormente cogían sólo un bus y que ahora para igual trayecto tienen que hacer transbordo sí o sí.
Cuando dices que vas a hacer transbordo y sólo es una parada, te lo piensas y la recorres andando por lo general, viene muy bien para la salud caminar un poco, esto no está mal. Para mí ha supuesto un trastorno porque donde antes tenía varios buses que me llevaban al mismo sitio, ahora sólo pasa uno y tarda unos 15-20 minutos entre uno y otro, por tanto eso no ha sido beneficioso en absoluto.
Volviendo al LAC, debo decir que siempre va lleno, aún pasando con frecuencia, siempre van cargados de usuarios, en horas puntas a primera hora y al mediodía, es increíble la gente que se acumula, cojas el que cojas, siempre va lleno. Si te sientas vas bien, pero como te quedes de pie, suelen dar unos frenazos espantosos, y las puertas siempre taponadas. Para mí no ha sido ninguna comodidad, es en lo único que nos hemos asemejado a grandes poblaciones, donde se coge a toda prisa de manera estresante y agobiante el medio de transporte. Y si algo teníamos en Granada es que las distancias no son grandes y con algunos autobuses más se hubiese solucionado el problema.
Yo cojo todos los días el LAC al regreso del trabajo y tardo entre 15-20 minutos desde la Caleta hasta la última parada, he ganado hacer andando un trayecto más largo hasta llegar a mi casa, o tener que hacer transbordo para otra parada, que no merecería la pena porque me dejaría para tener que andar otro rato. Por las mañanas me voy andando que mis huesos lo agradecerán y tardo unos 35 minutos de puerta de casa al trabajo, en autobús ya tardaría 7 minutos en ir a la primera parada del LAC, más el tiempo del trayecto, y cargado a tope de gente..., no merece la pena de verdad.
Sin contar lo de la recarga del bono, que si no estás espabilado y tienes experiencia se pasarán un par de buses hasta completar la recarga, eso sí de vez en cuando pasan los revisores muy majos y bien puestos pidiendo el billete, como el metro que se avecina sea igual ya veremos después de tanto tiempo esperando y con tan gran inversión.

No hay comentarios: