Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

martes, 7 de octubre de 2014

Jamón de bellota C.J

La dificultad de este plato reside simplemente en saber cortarlo. Debe ser con un buen cuchillo bien afilado y haciendo cortes finos y no grandes en exceso. El jamón debe fundirse en la boca, algo que se deshace con los jugos salivares para apreciar su sabor en lo más profundo. Fuimos a comprar a Makro unos cepillos de dientes y un par de cosillas y al final vinimos con un jamón de bellota... con casi 4 años de curación y que por ser de los últimos, lo tenían a un buen precio por lo que no pudimos resistirnos.
El jamón bueno, aunque para mí estaba curado de más y ya comenzaba el tocino a amarillear y algo salado. Por supuesto para mis hijos y marido estaba magnífico. Para gustos los colores ya se sabe. Es de los jamones que no suelen durar porque le sacas partido todos los días y a cualquier hora. Este si dura algo más es por esperar que mi hija venga de California y pueda probarlo porque le encanta y allí ha comido ¿?
Bueno, rico rico. 

No hay comentarios: