Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

lunes, 25 de agosto de 2014

Paseo por Torrenueva 2014

Este verano hemos estado algunos días más que el año pasado en la playa y los hemos aprovechado bien. Nosotros que somos de salir todas las noches a tapear por los distintos enclaves de nuestro cercano entono, hemos dado una oportunidad a Torrenueva, que está cerca de donde residimos en Carchuna.
Hace muchos años tanto mi marido como yo veraneábamos en este pueblo, cuando eramos niños, jóvenes, pero ya de maduros cambiamos al otro lado del faro Sacratif que es una zona bastante más tranquila.
Para recordar el ayer nos fuimos a pasear por el pueblo comprobando como había cambiado desde que pasábamos allí los veranos, lo que si pudimos ver es lo masificado que está, la gran cantidad de casas construidas y la mucha gente que allí se aglomera. De paso, tomar algunas tapas en lugares de siempre o nuevos aceptables.
Empezando por el peñón donde está el restaurante Cristóbal, más famoso ahora por el paso de Cristóbal, hijo, por el concurso Masterchef donde quedó en tercer puesto, allí lo podemos ver con una cinta roja en la cabeza que lo caracterizó en el programa y dando conversación y palique a todo aquel que lo solicite, se ve un chico agradable. Tiene una terraza tranquila donde comer un pescaíto con la familia y como en la mayoría de los bares y restaurantes, las barras con poco movimiento.
A lo largo del recorrido por el pueblo hicimos parada en el Churrasco, El Bar del Jamón, el Cerezo y los Delfines, estos dos últimos ubicados al final del pueblo en la carretera de Motril y que a pesar de estar siempre llenos, a mí no terminan de convencerme, mucha fritura, ¿con qué aceites? y algunos pescados que ya los pescaron días atrás, hay de todo según la suerte, pero al parecer tienen bastante aceptación. Al final voy a dar la razón a una cocinera de un bar que me dijo en una ocasión que la gente se come todo. Esto a mí no me gustó porque yo también soy gente y no como todo y si lo como en un día concreto, no suelo repetir hasta pasado bastante tiempo por ver si han mejorado o siguen en la misma línea.
Hay muchas veces que me pregunto como algunos negocios tienen éxito porque carecen de calidad o son mediocres tanto en sus comandas como en las limpiezas de los locales, pero ahí están, siguen y ganan bastante, y por supuesto mi opinión no les importa porque siguen teniendo lleno total, todo un prodigio.
La conclusión es que no me atrae mucho, gastronómicamente hablando el pueblo de Torrenueva. Daremos un margen temporal para repetir esta experiencia a ver si abren nuevos lugares o mejoran los que hay.
Sí podemos degustar unos estupendos helados, leche merengada, granizados... en Perandres, heladería a pie de playa, abierta desde que yo recuerdo en mi juventud, donde siempre hay que hacer cola para hacerte con algo rico, pero merece la pena.
En Motril, en la avenida de Salobreña hay otra heladería Perandres donde encontramos los mismos productos y con una zona de terraza para tomarlos tranquilamente.

No hay comentarios: