Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

domingo, 17 de agosto de 2014

De excursión por la Alpujarra

Desde la playa de Carchuna, donde veraneo desde hace muchos años, con mi marido y mi perro, decidimos hacer una pequeña excursión por La Alpujarra. En otras ocasiones hemos visitado Cádiar y la parte de la Contraviesa, pero esta vez quisimos ir al pueblo más alto de todos, donde hacía al menos 4 o 5 años que no íbamos, Trevélez. Saliendo de Carchuna nos adentramos en la autovía dirección Granada y nos desviamos en la salida hacia la carretera de Órgiva, donde os recomiendo el restaurante del camping, a las afueras del pueblo, se come bien y generosamente. Pasado este pueblo tomamos la dirección a Trevélez donde antes de llegar dejamos atrás los pueblos blancos de Cañar, Soportújar, Carataunas, el Barranco de Poqueira con Pampaneira, Bubión, y Capileira, a estos dos últimos tendríamos que desviarnos hacia la izquierda para poder acceder a ellos, Capileira linda con el límite sur de Sierra Nevada. Hace muchos años que atravesábamos desde el Mulhacén a la Alpujarra llegando a este pueblo, afortunadamente cerraron el acceso, cosa que me parece bien para no dañar el entorno.
Siguiendo con nuestra ruta, llegamos a Pitres, donde he ido en más de una ocasión a comprar zapatillas y mallas de ballet para mis hijas, a Pórtugos con sus manantiales y fuentes de aguas ferruginosas, es una gruta color ocre teñida por sus aguas que aconsejo probarlas, tienen un leve sabor a hierro, como si tuvieses un tornillo en la boca y con un gas natural que merece la pena probar, además de estar sumamente fresca y tener mucha fama de lo magníficas que son para la salud, dicen que son muy buenas para ciertas enfermedades y males, dañino no resultará tomar una pequeña cantidad, aunque no recomiendo llevarse envases porque el sabor a hierro sí que se agudiza al estar caliente y perder el toque gaseoso.
Pasamos Busquístar y llegamos a Trevélez donde nos encontramos varios restaurante que hay en la plaza principal o baja y una cantidad de turistas que ya suben a visitar estos pueblos. Los pueblos alpujarreños son muy empinados pero éste especialmente. A pesar de todo decidí subir un buen tramo del pueblo andando para ver las vistas desde lo alto que son estupendas, todo es cuesta arriba y cuesta abajo.
En cualquiera de estos pueblos a lo largo del recorrido podemos encontrar una buena gastronomía, artículos artesanales, tiendas típicas con las famosas jarapas, cerámica, etc.
Seguro que donde os quedéis vais a poder compartir una buena mesa con los platos más típicos y los jamones de cerdo blanco más buenos, con una buena cerveza o un vino del terreno que también hay que probar.
Verano es una buena época para estas excursiones en coche y para los más deportistas andando de unos pueblos a otros, por montes o senderos porque las carreteras son estrechas y con bastantes curvas, lo menos indicado para andar o ir en bici. Aunque las distancias y los kilómetros son pocos, se hacen eternos por el tipo de carretera, mucha curva por lo que hay que ir disfrutando del paisaje y sin correr.
Durante el día hace el calor correspondiente a la época pero por la noche refresca gracias a la cercanía de la sierra. Que disfrutéis del viaje.

No hay comentarios: