Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

viernes, 2 de mayo de 2014

Pollo en olla al horno















Dificultad: fácil

Ingredientes para 8 personas
  • Un pollo grande y limpio, si puede ser campero aún mejor
  • 4 lonchas de bacón
  • 2-3 patatas tipo agria
  • 2 hojas de laurel, unos granos de pimientas variadas, una ramita de romero, perejil picado y sal
  • 1 limón y 1 manzana dulce
  • 1 vaso de vino blanco amontillado
  • algo más de 1 vaso de agua
  • 6 dientes de ajo
  • 1 cebolla dulce
  • 1/4 de vaso de aove

Elaboración
Precalentamos el horno unos 10 minutos a 180º. Mientras se calienta el horno aprovechamos para aderezar el pollo. Se sala por dentro y agregamos de forma alternativa los ingredientes: 3 dientes de ajo, 2 tiras de bacón, el limón y la manzana partidos en cuartos, es decir un ajo, bacón, limón, manzana, otro ajo, bacón, limón, manzana... Terminamos cerrando con un palillo para que no se salgan los ingredientes durante la  cocción. Preparamos la olla, donde vamos a hornear, colocando una base de cebolla picada, encima ponemos el pollo, salamos, se añaden las patatas alrededor e integramos el resto de ingredientes: pimienta, laurel, romero, resto de ajos y bacón. Se riega todo el conjunto con el aove, vino y agua e introducimos en el horno. Deberá permanecer un par de horas regándolo de vez en cuando por encima con el propio jugo que se va creando. En los 20 últimos minutos se da la vuelta colocando el pollo hacia abajo y dando potencia al fuego, o poniendo el gratinador con objeto que se tueste la parte exterior, dejaremos 10 minutos y volvemos a colocar el pollo en su posición inicial, hacia arriba y dejando otros 10 minutos que se dore la superficie. Comprobaremos que está listo introduciendo un palillo por el centro del pollo y deberá salir limpio y atravesar con facilidad la carne. No debemos dejarlo más tiempo del necesario porque se resecaría mucho. Las patatas deben estar en trozos grandes para que aguanten todo el proceso sin romperse y queden en su punto.
Podemos utilizar una jeringa con aguja donde colocamos un poco de vino e introducirlo directamente al pollo por diversos sitios para potenciar el sabor del vino, pero no es imprescindible.
Dependiendo del peso del pollo así deberá permanecer en el horno, suelen ser uno 45 minutos por kg a una temperatura no superior a 180º para que se haga bien.

No hay comentarios: