Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

viernes, 21 de marzo de 2014

Tarta de chocolate con confitura de mermelada de naranja















Dificultad media

Ingredientes para 10-12 personas

Bizcocho:
  • 1 vaso de leche
  • 2 vasos de harina de panadero
  • 1 sobre de levadura 
  • 4 huevos
  • 1/3 de vaso de aceite de girasol y completamos el vaso con aceite de oliva
  • 1.5 vasos de azúcar
  • 1 cucharada de azúcar avainillada
  • 1 cuchara grande de cacao puro
  • 1 cucharada de polvo de cacao
  • una pizca de canela en polvo
Cobertura del bizcocho:
  • 1/2  tableta de chocolate negro
  • 1/2 de chocolate blanco
  • 1 cucharada de leche condensada 
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 cucharada de leche
Para el relleno:

Elaboración
Primero vamos a hacer un bizcocho. Precalentamos el horno unos 10 minutos a 200º. Mientras preparamos la masa, en un bol ponemos los huevos, azúcar y el azúcar avainillado, con ayuda de las varillas eléctricas lo mezclamos unos 3-4 minutos consiguiendo que se duplique el tamaño. Agregamos el aceite y seguimos mezclando, añadimos la leche y mezclamos. En otro bol preparamos los ingredientes secos: harina, levadura, cacaos y canela, todo tamizado y bien mezclado. Esto lo vamos a integrar poco a poco al preparado líquido, dando con las varillas hasta la total integración de ambos preparados. En un molde, que puede ser de silicona que van muy bien, pasamos una servilleta mojada en un poco de aceite por todo el recipiente y agregamos una pizca de cacao que movemos para que se impregne por todo el molde y se suelte el exceso. Echamos el preparado en dicho molde y damos unos golpes al molde en la encimera para que se asiente la masa. Metemos al horno hacia la mitad y pasados unos 3-4 minutos bajamos la temperatura a unos 180º donde estará unos 45 minutos. Pasado ese tiempo se comprueba con un palillo que el bizcocho está listo y dejamos unos segundos reposar con el horno apagado. Sacamos el bizcocho y pasados unos minutos procedemos a desmoldar y colocar en una bandeja. Con un cuchillo grande y con cuidado se parte el bizcocho por la mitad. Rellenamos con el almíbar y volvemos a colocar la parte del bizcocho encima dejándolo como estaba al principio.
Ponemos un bol pequeño con el chocolate blanco, (dejamos un trocito para adornar), chocolate negro, leche condensada y mantequilla. Lo tendremos unos segundos en el microondas, movemos hasta conseguir que se funda e integren los ingredientes, se añade una cucharada de leche normal si vemos que está espeso en exceso. Con ayuda de un pincel, (de silicona mejor), pintamos todo el pastel dando una buena capa para que quede todo el bizcocho cubierto. Una vez frío total, se puede adornar con unas virutas de chocolate blanco, o almendra molida, chocolate negro, azúcar glas, etc... o sin nada.
Esta receta me la dio una compañera de trabajo, Trini. La llevó al trabajo el día de mi cumpleaños como obsequio y estaba muy buena, dando un punto al bizcocho de chocolate con la mermelada amarga de naranja.

Esta tarta la he preparado para mi hijo para celebrar su onomástica con sus compañeros y amigos en Sierra Nevada en la Escuela Alpina de Ski & Snow. Aunque mi hijo dice que todos coinciden en que estaba muy buena, él particularmente la prefiere con mermelada de frambuesa o sólo chocolate, pero ya no sería la misma y hay que variar.


Esta otra he querido hacerla para el cumpleaños de mi sobrino Andrés y esperemos que no le disguste el toque de mermelada. Aunque a veces es mejor arriesgar con personal más mayor que nos adaptamos mejor a las novedades, de cualquier forma puede que no sea su preferida, espero que le haya gustado lo suficiente. Quizás para amantes del chocolate hubiese sido mejor prescindir de la mermelada, pero ya sería el típico bizcocho de chocolate.

No hay comentarios: