Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

viernes, 14 de marzo de 2014

Pastel de queso con frambuesa















Dificultad: fácil

Ingredientes para un pastel de unas 10 porciones
  • 1 vaso corto de leche condensada
  • 1 vaso bien largo de leche, puede ser desnatada y compensamos
  • 1 bote pequeño de mermelada de frambuesa
  • 4 porciones de quesito, tipo Caserío o similar
  • 2 cucharadas grandes de queso de untar suave
  • 150 gr de queso mascarpone
  • 4 huevos
  • pizca de aroma de vainilla
  • 10 galletas tipo digestive
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal a temperatura ambiente

Elaboración
Trituramos las galletas hasta dejarlas muy finas pero no en polvo, se agrega la mantequilla y se trabaja hasta que quede una pasta bien integrada. En un molde apto para horno ponemos como base la pasta, extendiéndola bien y apretando para que quede bien adherida y se mete un buen rato en el frigorífico para que endurezca. Mientras, ponemos el horno a calentar a unos 200º y echamos un poco de agua en la misma bandeja de horno para después colocar el pastel y que se haga al baño María, pero en el horno. Preparamos un vaso grande de batidor donde colocamos la leche condensada, aroma de vainilla, la leche, los huevos y los quesos, se bate todo muy bien. Sacamos el molde con galleta del frigorífico y volteamos el preparado de batido sobre la galleta. Este molde se coloca en el horno y pasados unos 5 minutos bajamos un poco la temperatura a unos 185º y dejaremos unos 45 minutos hasta que quede bien cuajado, todo depende del tipo de horno. Podemos comprobar, pasado el tiempo oportuno, pinchando con un palillo y si sale seco, el pastel estará listo. Se apaga el horno y dejamos la puerta entreabierta para que repose unos 5 minutos. Una vez sacamos el pastel del horno se dejará enfriar totalmente y echamos la mermelada de frambuesa cubriendo la superficie del pastel.
Es una de las muchas formas de preparar el tradicional pastel de queso que admite muchas variantes con distintos quesos y mermeladas, dependiendo del gusto de cada uno.
Lo cierto es que se debería de usar un molde desmontable para que luzca más el pastel una vez terminado, pero ya he tenido un par de experiencias desagradables con esos moldes a pesar de comprobar que están bien cerrados se ha filtrado parte del líquido fuera. Y no eran moldes precisamente baratos que podría uno pensar que es fácil que eso ocurra, son de buena calidad, que no se pegan ni oxidan pero al final...

No hay comentarios: