Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

miércoles, 12 de febrero de 2014

Castañas asadas

Dificultad: fácil

Ingredientes para varias personas
  • 1/2 kg de castañas de buena calidad, por ejemplo de la sierra de Huelva

Elaboración
Utilizaremos un recipiente apto para asar castañas, es como una sartén con agujeros en el fondo para que el calor las vaya haciendo y tostando al mismo tiempo. Con un cuchillo, hacemos una pequeña incisión hacia la mitad de la castaña para facilitar que penetre el calor a través de la cáscara, evitando asimismo que no revienten. Ponemos la sartén con las castañas al fuego y vamos moviendo con una pala de madera para evitar que se quemen mucho sólo por un lado. No es necesario que estén mucho tiempo, cuando se vea que la incisión que hemos hecho se va agrandando es el momento de comprobar el punto de la castaña. Si son buenas se podrán pelar con mucha facilidad. Debemos comerlas aún calentitas que es como están buenas.
La castaña es un fruto típicamente de otoño, posee gran cantidad de hidratos de carbono, es rica en agua y con poca grasa, es ideal como alimento energético, para controlar el hambre porque son saciantes, contienen gran cantidad de fibra que las hace magníficas contra el extreñimiento. Hay que masticarlas muy bien evitando que la digestión nos resulte pesada.
Admite una amplia forma de utilización en gastronomía, se pueden tomar, crudas, cocidas, asadas, en guisos, repostería...

No hay comentarios: