Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

lunes, 6 de enero de 2014

Roscón de Reyes

Dificultad: media

Ingredientes para un roscón
  • 400 gr de harina de fuerza, de panadería mejor, (apartaremos unos 40 gr para ir añadiendo para que no se pegue y si le hace falta a la masa)
  • 25 gr de levadura industrial, de panadería, (hay fresca en Mercadona)
  • 150 gr de azúcar
  • 1 vaso corto de leche
  • raspadura de naranja-limón
  • 1 cucharada de ron añejo
  • 1 cucharada de anís dulce
  • 80 gr de mantequilla
  • 5 cucharadas de agua
  • pizca de canela molida
  • unos granos de sal 
  • frutos secos, fruta escarchada, azúcar glas... lo que queramos para adornar el roscón
  • 2 huevos, uno para pintar por fuera
  • unas gotas de agua de azahar (es lo que añade el toque especial a la masa)

Elaboración
Dejamos la mantequilla a temperatura ambiente para que se ablande, y la levadura la mezclamos con el agua para que se diluya. En un bol amplio se echa la harina abriendo hueco en el centro, como un volcán, (hay quien directamente lo hace en la encimera), añadimos el azúcar, echando un poco por encima de la harina y el resto en el hueco, vamos agregando el agua con la levadura, mezclamos con movimientos de afuera hacia adentro siempre. Se agregan los licores y nuevamente movemos, las raspaduras, la mantequilla, el huevo, y a medida que se van incorporando elementos seguimos moviendo de fuera hacia adentro, mezclando sin batir hasta conseguir que todo se quede integrado. Añadimos las gotas de azahar para perfumar el roscón y finalmente la pizca de sal.
Vamos a mover este preparado hasta que la masa se despegue con facilidad de las paredes del molde, entonces sacamos la masa y la vamos a trabajar un poco en la encimera, añadiendo un poco de harina para que no se pegue. Movemos haciendo bola y apretando, dándole unos golpecitos y volviendo a formar bola, como si jugásemos con plastilina.
La colocamos en un plato con una base muy corta de harina y la dejamos reposando en un lugar de la cocina que sea cálido y sin corrientes, estará al menos 1 hora, deberá duplicar su tamaño.
Pasado ese tiempo volvemos a trabajar un poco más la masa en la misma forma que antes. Abrimos un orificio en medio de la bola con ayuda de los pulgares y lo vamos agrandando hasta conseguir dar forma de rosco. No importa que no quede perfecto. Se coloca en una bandeja de horno con una base de papel o de silicona para hornear, ahí lo vamos a dejar reposar nuevamente hasta que vuelva a duplicar el tamaño, quizás otra hora.
Transcurrido ese tiempo se bate un huevo y con una brocha, (apta para cocina), pintamos todo el roscón. Adornamos al gusto y lo llevamos al horno que estará previamente caliente a unos 230º, lo mantenemos unos 12 minutos a esa temperatura y bajamos a unos 200º durante otros 12 o 15 minutos, que estará dorado y listo para retirar del horno.
El pasado año lo adorné con frutos secos y azúcar glas, este año he querido hacerlo distinto colocando fruta escarchada y un reguero de azúcar hacia la mitad del roscón.
Aprovecho para  hacer el roscón de reyes porque coincide con el cumpleaños de mi marido y nos sirve para soplar las velas. Y  con este postre daremos por finalizada la temporada de los dulces navideños.
Nota:
Como se suele decir, el secreto está en la masa. Debe quedar suave y elástica pero no pegajosa. 
Si queremos también podemos rellenar con nata, crema, chocolate... En esta ocasión he partido el roscón por la mitad, lo he rellenado con una crema de chocolate y no está nada mal, pero el auténtico y originario "Roscón de Reyes" es sin nada de relleno.
En la foto aparece el de este año y el de Reyes de 2012.

No hay comentarios: