Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

jueves, 12 de diciembre de 2013

Tortilla de ajetes confitados















Dificultad: fácil

Ingredientes para 5 personas
  • 4 patatas blancas nuevas
  • 12 tallos de ajos tiernos
  • 1 vaso de aceite
  • 5 huevos
  • un par de cucharadas de agua
  • sal

Elaboración
Ponemos una pequeña sartén con la mitad de aceite, agregamos los tallos de ajos partidos en trozos de 2cm, dejando a fuego muy suave para que se vayan haciendo por espacio de un par de horas. A lo largo de este proceso se puede ir añadiendo un poco de agua, para que se pochen al tiempo y vayan quedando bien blanditos y casi imperceptibles en textura.
Mientras, ponemos las patatas partidas en lascas finas con el resto de aceite y agregamos un poco de sal, dejaremos a fuego bajo para que se hagan bien y queden tiernas, podremos tenerlas entre unos 15 y 20 minutos dependiendo del tipo de patata y el grosor con que se ha partido.
Escurrimos el aceite de los ajetes, los agregamos con las patatas, que también habremos escurrido de su aceite, y mezclamos para que quede bien repartido. Se agrega un poco de sal y seguimos mezclando. En un bol se ponen los huevos y batimos hasta que estén esponjosos, agregamos el conjunto de patatas y ajetes, se mezcla y procedemos a preparar la tortilla. Ponemos unas gotas de aceite en una sartén y cuando esté caliente se añade la mezcla dejando que se dore por un lado, se reduce temperatura se tapa para que se haga por dentro y pasados unos minutos, damos la vuelta por el otro lado, primero a fuego más fuerte para que tome color y selle y luego reduciendo temperatura, y dejando hasta el punto de cuajado que nos guste.
Los tallos de ajos confitados nos van a dar un rico a sabor, una textura que casi va a a pasar inadvertida pero no su sabor. Merece la pena hacerlo alguna vez aunque se tarde un buen rato.

No hay comentarios: