Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

viernes, 21 de junio de 2013

Lechuga de roble con ajos















Dificultad: fácil

Ingredientes para 2 personas
  • 1 lechuga de roble
  • 4 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de aceite de oliva v.e.
  • pizca de sal
  • 1/2 cucharada de reducción de vinagres
  • una pizca de jengibre molido

Elaboración
Abrimos con cuidado las hojas de la lechuga procurando que no se desprendan del tronco, se lavan y se dejan escurrir hacia abajo, mientras, ponemos el aceite en una sartén y colocamos los ajos sin terminar de pelar dejando hasta que estén dorados, que no se quemen que amargan, cortamos la parte final del tronco de la lechuga y sin que se separen las hojas, la colocamos en un plato, añadiendo un poco de sal, vinagre y el aceite con los ajos, que debe estar casi frío para que no ponga la lechuga lánguida, espolvoreamos con un poco de jengibre, justo para dar un punto picantón pero que no arrebata el sabor de la propia lechuga que es muy rica y suave.
La lechuga favorece la absorción del hierro de los alimentos, y tiene un alto contenido en minerales como el hierro y potasio.

No hay comentarios: