Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

lunes, 15 de abril de 2013

Patatas con gulas y espárragos
















Dificultad: fácil

Ingredientes para 2 personas
  • 100 gr de gulas refrigeradas
  • 10 espárragos trigueros
  • 3 patatas blancas dulces medianas
  • 2 huevos
  • 2 cebolletas
  • 1 pimiento verde tipo italiano
  • 1/4 de vaso de aceite de oliva v.e.
  • sal yodada de cocina y una pizca de escamas de sal
  • 1 guindilla
  • 1 diente de ajo

Elaboración
En una sartén ponemos el aceite, echamos el ajo picado y segundos después añadimos las gulas, pizca de sal y guindilla, damos unas vueltas 2-3 minutos y apartamos, escurrimos las gulas dejando en reserva y desechando la guindilla, en esa misma sartén ponemos el pimiento verde troceado y las cebolletas dejando que se pochen un poco, unos 5 minutos y añadimos las patatas en láminas como para tortilla, echamos un poco de sal y mezclamos todo dejando que las patatas se hagan durante unos 10 minutos, echamos 2-3 espárragos partidos en trozos pequeños, mezclamos con el preparado dejando 5-6 minutos más que se hagan, añadimos las gulas y los huevos que rompemos y mezclamos con todos los ingredientes, mientras, en una plancha o sartén plana ponemos una gotas del mismo aceite que tenemos en las patatas, ponemos los espárragos lavados quitándoles la parte dura del final, laminamos las partes exteriores de la mitad hacia abajo del espárrago con objeto que se haga al mismo tiempo todo, ya que la parte de la yema es más blanda, esto nos servirá para acompañar el plato con un poco de sal en escamas, escurrimos las patatas y servimos el revuelto.
Si la patata es buena y el cuajado de los huevos está en su punto, el plato será todo un éxito a pesar de su sencillez.

No hay comentarios: