Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

lunes, 4 de marzo de 2013

Calabacín redondo relleno















Dificultad: fácil

Ingredientes para 2 personas
  • 4 calabacines redondos
  • 2 cucharadas de queso rallado
  • 1 puerro
  • 3 lonchas de bacón
  • 2 cucharadas de aceite de oliva v.e.
  • 2 cucharadas de agua
  • sal-pimienta rosa molida y orégano
  • 1 vaso de agua

Elaboración
Lavamos los calabacines y los partimos un poco más arriba de la mitad, con objeto de rellenar la parte de abajo y poder tapar a la hora de servirlos con la parte de arriba, en una olla ponemos el agua con algo de sal y colocamos las piezas de calabacino, una vez le hemos quitado la pulpa con ayuda de una cuchara sacabolas, esto es para que se pueda comer la parte exterior de calabacín y esté tierna. Mientras, en una sartén ponemos el aceite y echamos el puerro picado muy fino, dejaremos que se poche a fuego muy lento para que no se queme y quede transparente, pasados unos 5 minutos echamos el bacón cortado en cuadraditos muy pequeños y desprovisto de la parte dura del filo y el huesecillo, damos unas vueltas y agregamos la pulpa de calabacino mezclando todo, añadimos una pizca de sal-pimienta y orégano, echamos las 2 cucharadas de agua y dejamos tapado para que el calabacín se haga bien, pasados 5 minutos retiramos unas bolas de pulpa de calabacín para adornar el plato y el resto lo dejamos otros 4 minutos que se poche bien y quede todo el conjunto bien mezclado y prácticamente seco, sacamos los caparazones de calabacines del agua, dejamos unos minutos escurrir y procedemos a rellenar con la pasta que tenemos preparada con la pulpa, terminamos echando una pizca de orégano y el queso rallado para gratinar cuando se va a servir, se presenta tapado con su propio caparazón.
Estos calabacines son graciosos en su forma y nos permiten rellenar al gusto y están muy sabrosos, son algo más caros pero podemos hacerlos para alguna ocasión que queramos presentar algo original.

No hay comentarios: