Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Ajo blanco sin pan















Dificultad: fácil

Ingredientes para 3 personas
  • 2 vasos de agua
  • 200 gr de almendra cruda
  • 2 dientes de ajo escaldados, (echar en agua caliente unos minutos con la piel para minimizar el sabor fuerte del ajo y que se repita)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva v.e.
  • pizca de sal
  • unas almendras tostadas para adorno 
  • 1/2 cucharada de vinagre de Jerez

Elaboración
Las almendras las vamos a hidratar dejándolas de un día para otro en agua que las cubra, en el momento de hacerlo ponemos las almendras con ese agua, si hace falta se añade un poco más de agua, los ajos pelados y resto de ingredientes, pasamos todo por la batidora hasta obtener una crema esponjosa que casi parezca un mus, no importe poner algo más de aceite para dar más cremosidad, se sirve frío en cuencos o platos pequeños y adornamos con unas almendras o unas uvas blancas partidas a la mitad si es temporada.
Esta es una de las primeras sopas frías que se conocen, en su origen lleva miga de pan, en esta ocasión lo vamos a suprimir, es un plato más de los días calurosos de verano, ahora resulta más apetecible una sopita caliente, pero es una opción que no está mal para un 2º plato potente.
Las almendras son un magnifico aliado para controlar la hipercolesterolemia, además nos aportan múltiples nutrientes, vitaminas y minerales, tomadas con moderación son estupendas.

2 comentarios:

Rosi H. dijo...

Hola, buen día.
Desde que descubrí la Crema Budwig he tuneado vaias recetas para incorporarla a mi dieta. Busca en Internet sus propiedades, hace que los ácidos grasos esenciales Omega-3 y Omega-6 sean hidrosolubles y por lo tanto se aumenta su biodisponibilidad, esto favorece que lleguen a todas las células del organismo, que la pared celular recupere su permeabilidad y se restaure el Ciclo de Krebs. El oxígeno llega mejor al interior de la célula y los residuos se desechan más fácilmente. La Doctora Budwig, en su tratamiento para el cáncer, siempre les ponía de desayuno a sus pacientes la Crema Budwig. También forma parte de la Terapia Kousmine.
Para hacer hidrosolubles los ácidos grasos se necesita un alimento rico en aminoácidos azufrados, ella lo hacía cortando la leche ecológica con zumo de limón y dejándolo reposar toda la noche, a la mañana siguiente lo colaba y utilizaba el requesón para integrar el Aceite de Semillas de Lino.
Los veganos pueden sustituir el requesón por avena remojada o por quinoa o amaranto cocidos, ya que también son ricos en aminoácidos azufrados.
El Ajoblanco es ideal para tunear y sustituir el pan remojado por crema Budwig.

CREMA BUDWIG:
250gr de Requesón ecológico
6 Cucharadas de Aceite de Semillas de lino
Tritura durante 3 minutos, es necesario darle ese tiempo para lograr que los ácidos grasos sean hidosolubles.
AJOBLANCO:
200gr Almendras crudas, peladas y remojadas
4 Ajos, escaldados, pelados y sin el núcleo central
Triturar hasta que quede una crema homogénea, añadir la Crema Budwig batir de nuevo.
Añadir 2 cucharadas de vinagre de vino blanco o de manzana.
Añadir agua al gusto, yo añado 750ml de agua de manantial y 250ml de Agua de Mar.
DECORAR al gusto con: uvas moscatel o negras, melón, manzana, almendras laminadas, semillas de chía o sésamo, cebollino, perejil, cilantro, menta...

El gazpacho lo hago en un extractor de zumos a presión, porque me gusta más beberlo que cucharear, sin pan queda de un color muy oscuro, eso hacía que mis hijos lo vieran extraño, cuando empecé a añadir la Crema Budwig me empezaron a decir que estaba mejor que el del colegio y que el de la abuela... eso ya es para nota.
Me encanta su sabor, espero que a tu familia también le guste.

Loli Estévez dijo...

Lo pruebo seguro. Me gusta hacer cosas nuevas y sanas mejor que mejor. Gracias