Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

miércoles, 9 de enero de 2013

Tortilla de patatas con gulas















Dificultad: fácil

Ingredientes para 5 personas
  • 5 huevos
  • 3 patatas blancas
  • 1 paquete de gulas de unos 150 gr
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cebollas rojas
  • 1/2 puerro, la parte blanca
  • 5 cucharadas de aceite de oliva v.e.
  • sal y perejil picado
  • 1 guindilla

Elaboración
En una sartén ponemos el aceite y doramos los ajos picados, en el momento que se doran añadimos las gulas y la guindilla dejando 5 minutos que se hagan, retiramos y desechamos la guindilla, apartamos las gulas escurridas y en esa misma sartén ponemos las cebollas y el puerro muy picados dejando pochar 8 minutos, añadimos las patatas partidas en trocitos finos y pequeños para que se hagan pronto, añadimos una pizca de sal y el perejil, tapamos y dejaremos unos 8-10 minutos hasta que la patata este blandita, se añaden las gulas reservadas y se mezcla todo dejando un par de minutos más, en un bol batimos los huevos y echamos el preparado de patatas mezclando bien, en la misma sartén que hemos usado para hacer todo, se puede hacer la tortilla aprovechando los restos de aceite y el sabor y sustancia que han quedado en ella para no añadir más aceite, hacemos la tortilla primero calentando un poco la sartén echando el preparado y dejando que cuaje por un lado unos 4 minutos, damos la vuelta y dejamos otros 4-5 minutos para dorar por el otro, se dejará algo más si nos gusta más hecha, aunque hay mucha gente, grandes de la cocina, que prefieren ver como el huevo sale de la tortilla y para ellos es el punto ideal, a mí me gusta cuajada, como en todo es uno quien decide cómo le gusta, no se pueden imponer los gustos aunque sí educar y modificar el paladar pero siempre con nuestro criterio.

No hay comentarios: