Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

jueves, 6 de septiembre de 2012

Albóndigas con canela en vino tinto















Dificultad: fácil

Ingredientes para 5 personas
  • 1 kg de carne de ternera picada
  • 3 lonchas finas de fiambre de pavo braseado 
  • 2 patatas grandes
  • 2 zanahorias
  • 1 cebolla grande
  • 1/2 vaso de cerveza
  • 1/2 vaso de vino tinto
  • 1 vaso de agua
  • perejil, pimienta negra molida, sal, canela, ajo en polvo
  • plato con harina
  • abundante aceite para freír las albóndigas
  • 5 cucharadas de aceite para sofrito
  • 1 cucharada de tomate frito concentrado
  • 3 huevos
  • 3 rebanadas de pan de molde mojadas en leche

Elaboración
En un bol grande colocamos la carne picada y aderezamos con sal, pimienta, ajo molido, perejil y canela mezclando bien todos los ingredientes, añadimos las pechugas de fiambre muy picadas, el pan con leche desmigado y los huevos, volvemos a mezclar todo muy bien para que quede toda la carne impregnada de los ingredientes, dejamos el preparado en el frigorífico mientras preparamos la salsa, colocaremos en una olla grande y amplia el aceite para sofreír la cebolla y zanahorias picadas dejando pochar durante 8 minutos, añadimos la cerveza y el vino y lo tendremos a fuego más vivo para que evapore rápidamente el alcohol, pasamos este contenido por la batidora y volvemos a dejar en la olla, añadimos sal, pimienta, perejil y ajo en polvo, el tomate concentrado y el agua dejando que cueza a fuego bajo y se engrane la salsa durante 10 minutos, añadimos las patatas en trozos grandes cascadas para que suelten la fécula y espese la salsa, dejaremos las patatas 20 minutos o hasta que comprobemos que estén tiernas, mientras, pondremos la sartén con el contenido de aceite para freír las albóndigas que sacaremos del frigorífico, haremos bolas del tamaño deseado pasando por el plato de harina intentando que tomen la menor cantidad de harina posible, justo para que no se rompan al freír, el aceite debe estar caliente y las albóndigas a una temperatura ambiente mientras las hemos preparado, se fríen por tandas dejando unos minutos hasta que estén doradas por fuera ya que terminarán de hacerse en la salsa, reservamos y cuando las patatas estén casi en su punto añadimos las albóndigas dejando que cuezan durante 10 minutos para que absorban el sabor de la salsa.
Este es un plato que seguro gusta a todos, los niños a las albóndigas no les ponen muchas pegas y con las patatas es un plato muy completo.

No hay comentarios: