Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

jueves, 2 de agosto de 2012

Motril 2012 Tapeo

Me han recomendado pasar unos días en la playa para seguir mi recuperación dado que los aires del mar sientan bien a cualquiera, a pesar de que yo no soy amante acérrima de la playa, si lo soy de tomar alguna cervecita ya que esto también sienta bien para el ánimo y así poder comentar acerca de los sitios conocidos y nuevos que hemos frecuentado.

Casa Vallejo, el tradicional que se ha metido en innovaciones, ya lo hizo en parte el pasado verano, pero que no me termina de cuadrar, porque esto de la crisis afecta hasta en el tamaño de los platos de jamón, sin embargo los precios no bajan, por el contrario, lo que no me gusta nada es el camarero que tiene de siempre, que parece que nos la tiene sentenciada con las tapas, como sabe que pedimos alguna ración que otra, nos pone una tapa e intenta por todos medios ahorrarse las otras, es como si le fuese la vida en ello, ya que lo observamos para ver hasta donde llega, absurdo. He comido mejor jamón otras veces, amén de escaso, regular.

Restaurante Katena, donde estuvimos comiendo con mis hijas y un amigo, lástima que mi marido ese día no estuviese en plena forma y no quiso comer prácticamente nada porque todo estaba rico, rico, un pescado y marisco fresco y bien hecho, estos la crisis la ven más de lejos, pero no bajan calidad, ni cantidad para seguir en la brecha, muy bien, muy recomendable para pescado y marisco fresco.

La Despensa de la Alpujarra, quien te ha visto y quien te ve, cuando abrieron había días que era imposible acceder al recinto, ahora ha cambiado varias veces de dueño, siguen la misma línea de comida, incluso creo que mantienen la misma carta, pero me resultó algo penoso el servicio y la calidad, aunque voy a reconocer que las famosas croquetas si están buenas, tengo que volver más adelante porque ese día puede que fuese por ser final de mes, no había casi nadie, las cervezas, como en casi todos los sitios, calentonas.

Taberna Guindilla, lo descubrimos casualmente al aparcar el coche, está en el centro y los fines de semana está muy animado, debo decir a su favor que tiene una importante carta de vinos donde puedes chatear con el que te apetezca, lo que hace falta es que las botellas no estén mucho tiempo empezadas y el consumo sea constante porque de lo contrario bajaría la calidad del vino, en cuanto a tapas, otra pizarra con lo que puede uno pedir y creo que no hay límite de variedades cuando el grupo es más amplio, ya lo preguntaré con lo cual también es otro dato a su favor. Uno de los puntos fuertes es el jamón de bellota, donde cuenta con la indudable calidad de los Joselitos de Guijuelo.

No hay comentarios: