Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

martes, 7 de febrero de 2012

Pollo al cava















Dificultad: fácil

Ingredientes para 5 personas
  • 3 pechugas de pollo enteras pero limpias
  • 1 cucharada grande colmada de especies de pinchitos, (comprar en tiendas especializadas que hacen unos preparados perfectos, mejor que las industriales que se compran en paquetes)
  • un puñadito de sal
  • 1/2 vaso escaso de aceite
  • 2 zanahorias grandes
  • 1 vaso grande de cava semiseco

Elaboración
Cortamos las pechugas en tacos mas bien grandes, le echamos sal y las especias de pinchitos con una pizca de aceite crudo, le damos vueltas y dejamos macerar un buen rato. Ponemos una sartén con el aceite y echamos los trozos de pollo, (una vez pasado el tiempo de maceración), los doramos un poco por todos sitios mas bien para sellar y que no pierda el jugo interno, sobre todo la pechuga que ya es más seca por si misma, añadimos la zanahoria en rodajas y el cava, dejando 5 minutos a fuego más vivo y reduciendo el fuego para dejar durante 20 minutos para que esté tierno y la salsa reduzca, y una vez emplatado podemos napar con su propio jugo. Podemos acompañarlo con unas patatas paja bien fritas o algo más ligero para quien no quiera sumar calorías. También se puede presentar en palos de pinchos y regando con un poco de salsa por encima.
Como habrá sobrado alguna botella de cava de esta pasada Navidad, podemos emplearla en platos de este tipo que están muy ricos, así como si tenemos un vino blanco semiseco espumoso, que hace el mismo efecto y no sirve de nada guardar mucho tiempo porque se pasan y no están buenos, y sin embargo en nuestra cocina quedan magníficos. 

No hay comentarios: