Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

lunes, 26 de diciembre de 2011

Brownie con nueces















Dificultad media

Ingredientes para un bizcocho
  • 250 gr de azúcar
  • 1 tableta y 1/2 de chocolate negro de fundir
  • 125 gr de mantequilla sin sal
  • 4 huevos
  • 100 gr de harina de trigo
  • un paquete de nueces peladas
  • 1 cucharada de leche
  • 1 cucharada de aceite

Elaboración
En un bol grande batimos los huevos y le añadimos el azúcar poco a poco para conseguir una crema blanquecina, en un bol pequeño ponemos a derretir la mantequilla y el chocolate, (dejamos 3 onzas para adornar), con cuidado no se pegue moviendo continuamente, retiramos y dejamos que se enfríe un poco antes de mezclar con la crema de huevo-azúcar, lo movemos bien para quede integrado todo y vamos añadiendo la harina y moviendo hasta conseguir una pasta cremosa y homogénea, (la harina hay que tamizarla para que esté sin impurezas), añadimos las nueces, (dejamos unas cuantas para adornar), picadas finamente para lo cual las ponemos en una servilleta y pasamos varias veces el rodillo de cocina para romper los trozos, y que sea más fácil de integrar en la masa y se partan fácilmente sin que se desmoronen. Ponemos el horno a 200º unos 10 minutos, echamos la mezcla en un molde bajo y engrasado con el aceite, pasando una servilleta y quitando el exceso de grasa, echamos el preparado y lo metemos en el horno bajando unos grados la temperatura dejando unos 20 minutos, apagamos el horno y dejamos reposar unos minutos, sacamos y dejamos que se enfríe un poco antes de desmoldar y lo ponemos en una fuente para poder pintarlo con el chocolate que habíamos reservado, lo ponemos a derretir con la leche, movemos bien quedando un líquido ligero con el que vamos a pintar el bizcocho con ayuda de un pincel de silicona para dar un poco de brillo, pero una capa muy fina para que no resulte muy pesado.
Este bizcocho plano está sumamente bueno y simplemente porque al creador se le olvido echarle la levadura, hay algunos errores que merece la pena cometer sobre todo en la cocina.

No hay comentarios: