Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Adiós

Hace unos días le decía a mi madre que no se puede subir al cementerio el día 1 de noviembre, que es mejor antes o después para hacerlo tranquilamente, y precisamente el día 1 de noviembre tuvimos que ir por la noche porque una vecina había fallecido. Es lo más triste que podía pasar. Mi vecina y compañera porque trabajaba en Virgen de las Nieves como enfermera, era una persona además de muy joven para irse, alguien que siempre tenía una expresión agradable en su cara, siempre una sonrisa, aún con su enfermedad que ha conseguido llevársela, cuando le preguntabas cómo iba, siempre decía bien riendo. A pesar de no tener un trato con ella de amistad es alguien que se queda grabado en la retina por su sencillez y dulzura. Esta enfermedad que nos invade en este siglo y que afecta a cualquiera, jóvenes, viejos, ricos, pobres sin tener en cuenta absolutamente nada, sin consideración, ataca cuando menos esperas y se lleva a cantidad de gente sin que puedas evitarlo, nadie se libra, es terrible cuando nos toca, hoy estás bien y en un rato estás jodido.
Sabemos que estamos de paso y que unos se van antes que otros pero nunca terminaremos de aceptar la marcha de un ser querido y al que necesitamos a nuestro lado, cuando es alguien mayor, parece que es más normal o al menos se consuela uno pensando que ha vivido su tiempo, pero cuando es de una edad que es impensable que pueda irse, cuesta mucho aceptar su marcha. Aunque el tiempo pasará y hará el dolor más soportable para sus familiares, siempre tendrá ese lugar insustituible en el corazón de quienes la quieren o la aprecian. Adiós Maravillas, hasta tu nombre suena agradable, !Adiós Mara! Hasta pronto. Un beso.
 

No hay comentarios: