Quería hacer un recetario para mis hijos, que pudiesen ver y hacer las comidas que han conocido desde siempre, pero me animaron a hacerlo en un blog donde no solo ellos pudieran tener acceso. No cocino sólo porque hay que comer sino porque me gusta y disfruto haciéndolo. Quiero que mi cocina sea la más sana posible, basada en la dieta mediterránea. Siempre estoy abierta a cualquier innovación, propuesta o consejo. Además aprovecho este blog para hablar de otros temas del día a día.

miércoles, 20 de abril de 2011

Lomo de cerdo en conserva




Dificultad media

Ingredientes para varias personas
  • 1 kg de cinta de lomo
  • aceite de oliva v.e. abundante para freír
  • 2 dientes de ajo machacados
  • 1 cucharada de vinagre de manzana, 1 cucharada de vino amontillado, 2 cucharadas de agua
  • perejil, orégano, sal, tomillo, romero, laurel, pimentón de la Vera dulce y un toque del picante 
  • sal en escamas y pimienta recién molida para servir los filetes 
  • botes con tapadera esterilizados, necesitaremos según el tamaño de los botes 2, 3 o 4

Elaboración
Cortamos el lomo en tacos gruesos, los ponemos en una fuente honda y echamos todos los ingredientes, excepto el aceite que será para freír. Dejamos esta carne en el frigorífico macerando de un día a otro o incluso dos días para que tome bien el sabor. En el transcurso de la maceración les daremos la vuelta a los trozos para que se impregnen por todos sitios y se reparta el aliño.
Preparamos una sartén honda no muy grande y vamos echando la carne antes de que el aceite esté demasiado caliente ya que se harán por fuera y no por dentro, por lo que podría estropearse fácilmente en su conservación. Hay que dejarlos freír a fuego lento unos 6-8 minutos por cada lado. Incluso se puede añadir el jugo donde han macerado para que cuezan más que frían. Se pincha la carne con un palito de madera y si se atraviesa con facilidad están en su punto. Se van retirando y dejando en una fuente hasta completar el preparado. Tendremos los tarros previamente esterilizados (hirviendo 10 minutos en abundante agua con las tapaderas incluidas) y una vez fríos se meten los trozos de carne en el tarro pero sin llegar a llenarlos, se cubren con el aceite utilizado para freír una vez frío y previamente colado. Se cierran herméticamente y podemos conservar durante bastante tiempo. Si vamos a tardar en consumir o queremos que nos duren más tiempo los volveremos a esterilizar una vez llenos como en un baño María otros 10 minutos.
Si añadimos el líquido donde han macerado deberemos dejar el aceite freír con ese líquido un rato para que evapore todo lo posible el agua y no se vaya a estropear al conservarlo. Si no estamos seguros de este paso mejor nos limitamos a usar únicamente el aceite, colarlo y echarlo junto a la carne para su conservacion.
Para degustar esta carne podemos poner un trozo partido en lonchas finas o tacos, al gusto y se espolvorean con sal en escamas, pimienta recién molida y un hilo de aove. Ideal para cualquier momento.
Sirve de 2º plato o como aperitivo, sacamos unos trozos del tarro, cortamos en tiras, dados o fileteados y echamos sal de escamas, pimienta recién molida y regamos con su propio aceite. Se puede tomar frío o calentar un poco, quedará perfecto.

No hay comentarios: